Entradas

17
Dic

 

Intolerancia a la Lactosa

La Intolerancia a la Lactosa ocurre cuando nuestro organismo no es capaz de digerir la Lactosa, un azúcar presente en la leche y los lácteos en general.

Esto no se debe confundir con una alergia a la leche.

La Lactosa se digiere gracias a una enzima llamada lactasa, producida en el intestino delgado.

Las personas con Intolerancia a la Lactosa producen menos cantidad de esta enzima.

Al no ser capaces de digerir la Lactosa, ésta llega al colon y puede provocar uno o varios de los siguientes síntomas:

Gas y flatulencia

Náuseas

Dolor abdominal

Diarrea

Estos síntomas se presentan entre media hora y tres horas después de haber ingerido alimentos con lactosa.

Existen otras enfermedades que pueden tener los mismos síntomas, por lo que es fundamental que consulte con un médico y sea éste quien le diagnostique.

La severidad de los síntomas va a depender de la capacidad del intestino de producir lactasa.

Hay algunas personas que pueden tomar una pequeña cantidad de lácteos sin presentar molestias y otras personas que con una mínima cantidad tienen síntomas.

La Intolerancia a la Lactosa puede aparecer después de una gastroenteritis o de haber evitado alimentos con lactosa durante mucho tiempo.

En estos casos deberemos reintroducir los alimentos que contienen Lactosa poco a poco, es decir:

Comenzar con aquellos lácteos que contienen menos lactosa, como el yogur y los quesos curados.

Introducir los alimentos junto con otras comidas.

No tomar más que una pequeña cantidad de lácteos al día.

No existen fármacos  para tratar la Intolerancia a la Lactosa. Lo único que se puede hacer es evitar alimentos que contengan lactosa, como:

  • Leche de todo tipo (entera, semidesnatada, desnatada, en polvo, condensada y evaporada)
  • Yogur
  • Galletas y bollería industrial (leer las etiquetas)
  • Postres comerciales (natillas, cremas, flanes, Mouse, etc.)
  • Salsas (leer las etiquetas o preguntar los ingredientes)
  • Comidas preparadas
  • Helados
  • Nata
  • Mantequilla
  • Quesos frescos

Hay personas que son capaces de comer yogur y quesos maduros sin presentar molestias.

Para comprobar si usted lo puede tolerar introdúzcalos poco a poco y en pequeñas cantidades.

También puede intentarlo con leche y yogures bajos en lactosa.

Los lácteos son la forma más común de obtener calcio. Sin embargo, hay otros alimentos que contienen cantidades importantes de éste mineral, como son:

Brócoli

Tofu

Acelgas y espinacas

Almendras

Legumbres, en especial las alubias

Sardinas, sardinillas y pescados pequeños que se comen con espinas

Si usted padece Intolerancia a la Lactosa y no puede tomar lácteos, debe aumentar el consumo de los alimentos enumerados para que su dieta tenga un aporte de Calcio adecuado.

Su médico indicará si precisa aportes de Calcio suplementarios.

El Tema:  Intolerancia a la Lactosa,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Jula Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna Y Neurología,  Colegiada  Nº  49/556,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.