Entradas

05
Ene

 

Asma

Asma y Embarazo

¿Qué pasa con la Mujer Embarazada que padece Asma?

Parece que alrededor de un 20 % de las mujeres que padecen Asma van a sufrir agudizaciones de su enfermedad durante el tiempo que dura el Embarazo.

Debido al tamaño creciente del abdomen, van a ser más frecuentes las crisis de Asma cuanto más avanzada va estando la gestaciónpaisajes_de_montanas_azules y el abdomen es más voluminoso.

También las van a desencadenar con frecuencia, las infecciones por virus y un mal cumplimiento del tratamiento del Asma.

La mayoría de los medicamentos usados contra el Asma, se pueden utilizar con toda tranquilidad durante el Embarazo porque no van a tener efectos negativos sobre el feto. Con lo dicho, no hay excusa para que la mujer embarazada no haga bien el tratamiento del Asma.

En cambio las agudizaciones graves del Asma en la embarazada sí que conllevan un riesgo para el feto, debido a la mala oxigenación de la sangre de la madre y que puede suponer que al feto no le llegue el oxígeno que necesita, por lo que es clave que la mujer embarazada procure controlar bien el Asma y no abandone bajo ningún concepto el tratamiento o que no lo haga mal.

¿Cómo se realiza el seguimiento médico correcto de una Embarazada con Asma?

Para que el Asma sea bien controlada es preciso que las mujeres que la padecen acudan con regularidad a su médico y si es preciso a un especialista en neumología.

Éste debe evaluar periódicamente los síntomas que presenta la embarazada y su impacto sobre la vida diaria. Será diferente el tratamiento si la mujer puede hacer todas las actividades que realiza en situación normal o si los síntomas le impiden realizar grandes esfuerzos o esfuerzos moderados.

Así mismo, el médico tendrá en cuenta cualquiera de los efectos adversos que puedan tener los medicamentos a prescribir y se asegurará de que la paciente hace un uso correcto de los inhaladores.

También se precisan realizar a la mujer embarazada controles periódicos de la función pulmonar haciendo una espirometría y, de esta manera, se van a prevenir futuras reagudizaciones del proceso asmático.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.