Entradas

14
Ene

 

Otitis

Se conoce con el nombre de Otitis a la inflamación del Oído.

Según la localización de la inflamación se puede distinguir entre Otitis Externa y Otitis Media.

Otitis Externa

Se trata de la inflamación del conducto auditivo externo.

Se conoce también con el nombre de “oído de nadador”, porque la causa es muchas veces la penetración de agua en el oído.

A menudo es el origen infeccioso sobre todo producido por bacterias.

En general la Otitis Externa puede ser de cuatro tipos:

Otitis externa aguda: Suele deberse a la formación de un forúnculo en el conducto auditivo.

Otitis externa difusa: Por inflamación de todo el conducto.

Otitis externa crónica: Generalmente debida a la acción de agentes irritantes.

Otitis externa invasiva o maligna.

Todas estas formas de Otitis cursan con molestias, dolor, picor en la zona, y en ocasiones supuración del oído.

El tratamiento debe ser individualizado, con gotas óticas, antibióticos orales, antiinflamatorios.

Aunque en general suele ser un cuadro leve, por las posibles complicaciones hay que consultar siempre a un médico.

Otitis Media

Se trata de la inflamación de los espacios del oído medio.

Es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia.

Aproximadamente un 70 % de los niños ha tenido algún episodio de Otitis Media.

Su frecuencia es mayor entre los 0 y 7 años.

Es una de las causas de pérdida de audición en los niños.

A partir de los 7 años disminuye la incidencia de esta enfermedad.

Aparece menos en niños que reciben lactancia materna.

Es más frecuente en otoño e invierno.

Más en niños que acuden a centros escolares.

Mayor incidencia en niños con malformaciones como paladar hendido o que padecen inmunodeficiencias.

Se clasifican de la manera siguiente.

Otitis media aguda. Dura entre 0 y 3 semanas.

Otitis media subaguda. Duración entre 3 y 12 semanas.

Otitis media crónica. Dura más de 12 semanas.

Las causas más importantes de estas Otitis son el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio (conducto que comunica el oído con la faringe) o porque se obstruye.

Otras causas son:

Infección de vías respiratorias altas.

Problemas alérgicos.

Por hipertrofia adenoidea (vegetaciones).

Infección del oído medio por bacterias:

Infección del oído medio por virus.

Por sinusitis.

Síntomas de Otitis

Los síntomas más comunes de Otitis van a ser:

Hay dolor, a veces muy intenso (rabioso).

Fiebre.

Supuración frecuente. (Más si hay perforación de tímpano).

En ocasiones vértigo.

Más raramente, parálisis facial.

Pérdida de oído. En algunas Otitis Medias crónicas éste es el único síntoma.

 Diagnóstico

El diagnóstico se realiza, además de por los síntomas, por  Otoscopia (observar el oído con otoscopio).

El tímpano suele estar abombado y brillante.

Exploración de cabeza en busca de posibles causas de la Otitis (faringitis, sinusitis, tubaritis, defectos de paladar, vegetaciones, etc.)

Audiometría.

Otoscopia neumática.

TAC o Resonancia Magnética, según la indicación del médico.

 Tratamiento

El tratamiento de las Otitis debe estar dirigido a la curación para evitar la cronificación del proceso y otras complicaciones indeseables.

Se utilizan Antibióticos como tratamiento farmacológico de elección.  Se deben emplear durante 10-12 días. La mejoría, con progresivo alivio hasta llegar a la desaparición de los síntoma suele empezara notarse en  24-72 horas.

Se añaden Antiinflamatorios y/o Analgésicos. Los primeros por su efecto antiinflamatorio, pero también como analgésico o por su efecto antipirético si el paciente tiene fiebre. Los analgésicos, como su nombre indica, para tratar el dolor que es tan frecuente en los cuadros de Otitis y también bajan la temperatura en caso de que hubiera fiebre.

Descongestionantes nasales. Son útiles como tales y para descongestionar las trompas de Eustaquio (comunican la faringe con el oído), que en ocasiones están ocupadas por mucosidad, que da lugar a la acentuación de los síntomas de la otitis

Mucolíticos. Por la razón antes expuesta

Tratar la causa cuando ésta se conozca (adenoiditis, tubaritis) para lo que se habrá realizado un estudio previo del paciente.

En ocasiones no queda más remedio que recurrir al Tratamiento quirúrgico.  Está indicado sobre todo en los casos de  Otitis Media Crónica, para extirpar vegetaciones  si las hubiera, permeabilizar trompa, etc, siempre  dependiendo de la causa.

 Pronóstico de las Otitis

Con el tratamiento adecuado, en general las Otitis evolucionan a una curación completa, con lo que  se evitan complicaciones y secuelas indeseables.

La principal secuela o complicación que debe ser evitada es la Sordera.

Las Otitis Medias son más importantes que las Otitis Externas y en caso de que persistan, deben ser controladas por especialistas en Otorrinolaringología para evitar cronificación y otras complicaciones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.