Entradas

19
Feb

 

Depresión en la Infancia

Características de la Depresión en la Infancia

En general, en niños muy pequeños, se manifiesta la Depresión con llanto, inestabilidad, rabietas o problemas en el control de esfínteres.

Según el rango de edades, los síntomas suelen ser los que se exponen a continuación:

Entre 3 y 6 años

Tristeza continua.

Llanto frecuente y aparentemente sin motivos.

Retraimiento excesivo, no quiere relacionarse con otros niños.

Sensación de soledad y desamparo.

Diversas alteraciones del sueño.

Negatividad en juegos y fantasías.

Alteración en el control de esfínteres.imagesde En niños que ya los controlaban comienzan de nuevo con enuresis o defecaciones incontroladas.

Entre 7 y 12 años

Tiene una baja valoración de sí mismo o sea, una muy baja autoestima.

Da gran importancia a ser valorado y un miedo excesivo a ser rechazado.

Continuamente tiene ideas anticipadas de fracaso, piensa antes de hacer las cosas que todo le va a salir mal.

Su autoculpabilidad es excesiva.

Tiene pensamientos pasivos-destructivos.

A partir de los 10 años y después de una pérdida importante, o de recibir agresiones continuadas, un niño con Depresión puede presentar peligro de suicidio.

En general, los síntomas que puede presentar un niño con Depresión, pueden ser por exceso o por defecto.

Soledad. No interactúa con otros.

Se vuelve cada vez más lento para realizar las tareas cotidianas y que antes realizaba normalmente.

Comienza a tener un bajo rendimiento escolar.

No se entretiene con las actividades de siempre y parece continuamente triste y aburrido.

Comienza a ser descuidado en el aseo personal.

Emite quejas continuas o se hace notar don gritos y lloros excesivos.

Presenta irritabilidad y en ocasiones puede tener conducta suicida.

Tiene poco apetito y apenas come o come en exceso.

Se queja continuamente de dolores de cabeza o dolores intestinales.

El sueño es intranquilo, tiene insomnio u otros trastornos del sueño como pesadillas, sonambulismo, etc

Ansiedad. Baja autoestima lo que a su vez le provoca mayor ansiedad.

Sentimientos de culpa injustificados.

Difícil concentración lo que aumenta el fracaso escolar

Expectativas negativas.

Autocrítica excesiva.

Predominan en él los sentimientos de impotencia, de no ser capaz de hacer las cosas bien y de fracaso (de haberlas hecho mal).

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.