Entradas

06
May

Aparato Locomotor

A pesar de los avances tecnológicos para el diagnóstico de las enfermedades del Aparato Locomotor, lo fundamental continúa siendo la historia clínica y la exploración de cada paciente en particular.

El paciente, cuando acude al médico por algún problema óseo o articular o muscular, ha de explicar bien  sus síntomas y responder a las siguientes cuestiones.

– Cómo comenzó el problema.

-Qué estaba haciendo cuando comenzó a notar dolor o molestias.

-¿Lo relaciona con algún golpe o alguna caída?19958357

– Desde cuando o cuánto tiempo hace que comenzaron los síntomas que refiere.

-Duele todos los días. Es continuo. Aparece a ratos?

-En qué momento del día o de la noche está peor.

– Dónde tiene exactamente el dolor. Es fijo o se irradia hacia algún lado del cuerpo.

– Cómo afecta ese dolor o esas molestias a la ejecución de las tareas de la vida diaria.

-Puede hacer vida normal o tiene alguna limitación a cusa del dolor o la impotencia funcional para realizar las tareas habituales?

– Hay inflamación o algún otro síntoma que aparezca añadido al dolor.

– En qué situaciones concretas se agravan o mejoran los síntomas.

– Tiene antecedentes personales o familiares de sufrir problemas similares al que ahora padece.

– Qué tratamientos ha probado a hacer. Tomar analgésicos o antiinflamatorios no esteroideos, fisioterapia y rehabilitación etc.

– Si hizo algún tratamiento de los mencionados,  qué resultado obtuvo.

 La exploración se debe realizar tanto del lado “enfermo” como del “sano” porque por igual van a aportar datos sobre el problema que está refiriendo el paciente.

El médico puede seguir los siguientes pasos en la exploración:

-Explorar la movilidad activa, que consiste en comprobar qué movimientos puede hacer el paciente por sí mismo y qué limitaciones tiene para realizarlos, si las hubiera.

-Explorar la movilidad pasiva, que consiste en moverle al paciente la extremidad que se quiere explorar y así mismo comprobar las limitaciones.

Movilidad activa contra resistencia. Esto se realiza pidiendo al paciente que haga un movimiento oponiéndole fuerza al movimiento que pretende realizar

Palpación de partes blandas y relieves óseos.

Tanto la historia clínica como la  exploración van a dar pistas para saber qué pruebas complementarias hay que realizar en cada caso.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.