Entradas

23
Jun

 

Hombro. Patologías del Hombro

2.- Patología No Articular del Hombro

En este apartado se describen alteraciones del Hombro que no tienen origen articular, sino que está en relación con otrtas estructuras tales como músculos, cápsulas tendinosas, tendones y ligamentos.

Se mencionan las más importantes y que aparecen con mayor frecuencia.

Tendinitis del Supraespinoso

Consiste en la inflamación del tendón del músculo conocido como supraespinoso, que suele aparecer después de un esfuerzo o de una caída,  generalmente en personas mayores de 40 años.

El síntoma principal es el dolor en el Hombro que aumenta con los movimientos,  mejora con el reposo y suele ser de predominio nocturno.

También hay disminución de la fuerza muscular, en mayor o menor medida, en relación con la gravedad de la tendinitis.

El tratamiento se realiza con fármacos antiinflamatorios orales, infiltraciones locales cuando es necesario y rehabilitación2211 y fisioterapia.

Rotura del Manguito del Supraespinoso

La rotura de este manguito que es una zona de inserción en el hombro del músculo supraespinoso,  provoca lo que se llama “Hombro pseudoparalítico”.

Las causas de la rotura pueden ser por traumatismos o por lesiones degenerativas.

Se suelen producir en personas a partir de los 50 años y sobre todo por caídas accidentales.

Los síntomas son fundamentalmente el dolor que aparece bruscamente en el momento que se produce la rotura y que se acompaña de  con impotencia funcional  o dificultad para los movimientos y de pérdida de fuerza. Lo característico es que no se pueda realizar el movimiento de la separación del brazo.

El tratamiento de esta lesión siempre es quirúrgico.

Tendinitis Bicipital

Se trata de una inflamación del tendón largo del bíceps a nivel del Hombro.

La persona que la sufre suele referir antecedentes de haber realizado esfuerzos en flexión.

Los síntomas son dolor en el Hombro a nivel concreto de la corredera bicipital.  Si llega a producirse una rotura completa  de este tendón, va a aparecer el músculo bíceps retraído como una bola muy dura y dolorosa.

El tratamiento se hace a base fármacos antiinflamatorios, de infiltraciones con corticoides en el lugar de la lesión, con fisioterapia a base de ultrasonidos y ondas de choque. Cuando la rotura es completa se ha de realizar reparación quirúrgica.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.