Entradas

30
Jun

 

Pié Diabético

Tratamientos de las Úlceras que aparecen en el Pié Diabético

El Tratamiento de la Úlcera Diabética debe ser multidisciplinar y abarcar las siguientes cuestiones.

1.-Se han de normalizar las cifras de la glucemia porque una glucosa normal va a  favorecer la cicatrización y disminuye el riesgo de infección. Se pueden utilizar:

  • Antidiabéticos orales (siendo los más novedosos los I-DPP-4, que aportan un control efectivo sin incremento de peso y muy escaso riesgo de producir  hipoglucemia).30089_dsc_3895_a.jpg-a
  • Insulina o análogos del GLP-1.

2.- Se intentará realizar un control exhaustivo de los factores de riesgo cardiovascular que pueden ir asociados a la Diabetes, tales como hipertensión arterial, dislipemias, consumo de tabaco, etc.

3.- Evitar de cualquier manera la infección, para ello se ha de mantener la úlcera limpia y vendada.

En caso de infección, se debe hacer tratamiento empírico durante 1-2 semanas con antibióticos como amoxicilina-clavulánico o levofloxacino. Si se trata de  en infecciones más severas o con mala respuesta o la úlcera evoluciona mal, sería necesario hacer el tratamiento con el paciente  hospitalizado.

4.- Se ha de descargar o quitar presión a la zona (por ejemplo en el caso de que hubiera edema),  para lograr una óptima cicatrización.

5.- Se realizará un desbridamiento y eliminación de toda la piel y los tejidos que estén necróticos y dificulten el proceso de cicatrización.

6.- Una vez que la úlcera está limpia se le aplicarán apósitos.

7.- Cuando sea necesario, en úlceras resistentes al tratamiento convencional se utilizará la Oxigenoterapia hiperbárica.

8.- El procedimiento quirúrgico de revascularización se llevará a efecto cuando el paciente no tenga pulsos y presente  síntomas de isquemia grave.

9.- Criterios de hospitalización de un paciente con Úlceras en un Pié diabético:

  • Si el paciente no colabora para hacer bien el tratamiento o no es autosuficiente.
  • Si existe imposibilidad de que tenga una asistencia domiciliaria adecuada.
  • Cuando hay infecciones amenazantes de la extremidad.
  • Si tiene muy mal estado general: sepsis, deshidratación, insuficiencia renal.
  • Cuando hay una descompensación diabética  difícil de corregir (hiperglucémica).
  • Si la Úlcera no tiene una adecuada  respuesta al tratamiento correcto en 4-5 días.
  • Cuando exista una gran tumefacción y edema de los pies o aparezca una celulitis ascendente.
  • Si hay afectación de los espacios profundos del pie u Osteomielitis.
  • Si aparece una infección en un paciente con circulación precaria, por el peligro de gangrena.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.