Entradas

07
Ene

VIH

Prevención Cardiovascular en pacientes con VIH

En pacientes con VIH las medidas de Prevención Cardiovascular son las mismas que se recomiendan de forma tradicional para la población general, además del tratamiento del síndrome proinflamatorio y y protombótico asociado a la infección del VIH e independiente del tratamiento antiretroviral.

Estilo de Vida

Estos cambios en la población general consiguen un descenso de hasta el 80% de presentar un episodio coronario y son imprescindibles en los pacientes con VIH.

En estos cambios se incluye:salpiconPatata1

Una dieta cardiosaludable.

El control estricto del sobrepeso si lo hubiera.

Hacer el ejercicio adecuado para cada cual. Evitar el sedentarismo.

Abandonar tabaco, alcohol y drogas.

Dieta

Se encontró en pacientes con VIH un alto porcentaje de hiperlipemia, en un estudio realizado en EEUU.

Se recomienda en general que la cantidad de grasa en la ingesta no supere el 30% del consumo calórico total, reducir hidratos de carbono, aumentar ácidos grasos omega 3, limitar el uso de sal, realizar aporte de calcio y vitamina D y  tomar productos lácteos en abundancia.

Ejercicio Físico

Mientras que el sedentarismo se considera un factor importante de riesgo cardiovascular, el ejercicio físico contribuye a perder peso y además mejora la hipertensión, las cifras de glucemia y la dislipemia.

La actividad física debe ser individualizada para cada paciente con VIH dependiendo de su edad y de sus condiciones físicas.

El ejercicio aeróbico moderado (caminar, bicicleta estática, natación o aerobic) se debe incentivar en estos pacientes por su efecto beneficioso en general, pero sobre todo en el perfil lipídico y la glucemia.

Un programa progresivo de ejercicios de resistencia mejora la obesidad visceral.

El ejercicio debe ser moderado y continuado, con una duración de 30-60 minutos al menos tres días a la semana.

Control de Peso

La obesidad aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca.

La obesidad es más baja en la población europea infectada por VIH y más alta en la norteamericana, coincidiendo con la llegada de los tratamientos con inhibidores de la proteasa.

Es necesario tallar, pesar y medir el perímetro abdominal cada 6 meses en los pacientes de VIH.

Hay que tener en cuenta que la reducción de peso en personas con VIH, con sobrepeso, va a reducir los marcadores de inflamación.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.