Entradas

23
Feb

Epilepsia

Crisis Febriles

Las Crisis o Convulsiones Febriles aparecen generalmente en los primeros 5-6 años de edad.

El 50% de las crisis en niños, por las que es consultado un médico, son de origen  febril.

Son más frecuentes en el sexo masculino y suelen estar ligadas a factores hereditarios.

Como su nombre indica están desencadenadas por fiebre. En el 80% de los casos son generalizadas, aunque también pueden aparecer crisis focales.

Si hay una primera crisis en un niño, en el 20-50% de los casos vuelven a repetirse.

Suelen desaparecer sin producir secuelas antes o alrededor  de los cinco años.

Se convierten en crisis epilépticas que perduran de forma definitiva,  solamente en un 1,4-3,4% de los pacientes.abbb

Los principales Factores de Riesgo son:

Aparición temprana. Cuanto más pequeño es el niño cuando comienza a tener Crisis Febriles, más graves son y más posibilidades de que queden secuelas.

Igualmente tienen peor pronóstico las crisis cuya duración es mayor de 30 minutos.

Los antecedentes familiares de Crisis Febriles aumentan las posibilidades de que un niño las llegue a tener.

 Si el niño tiene malformaciones o alteraciones cerebrales previas.

Tratamiento de las Convulsiones Febriles

El primer objetivo consiste en bajar la fiebre del niño. se  utilizan con paños fríos, baños de agua templad y antitérmicos como  Paracetamol o ibuprofeno, según la edad del niño.

Si es preciso, para cortar la crisis si ésta dura más de unos segundos, se administra Diazepan por vía rectal.

En niños con Crisis Febriles recidivantes o de repetición, se utiliza en ocasiones tratamiento continuada con fenobarbital. Esto se debe realizar  con mucha cautela porque está demostrado que este fármaco reduce el rendimiento escolar del niño.

Diagnóstico Diferencial  de Epilepsias  en general y otro tipo de alteraciones

Las Crisis Epilépticas tienen las siguientes características:

Son crisis de aparición brusca.

Los episodios suelen ser de corta duración (segundos o pocos minutos).

La recuperación de la crisis es  inmediata.

Por tanto se deben diferenciar de situaciones parecidas tales como:

Lipotimias o mareos banales.  Síncopes.

Crisis isquémicas transitorias.

Vértigo paroxístico.

Hipoglucemias.

Pseudo crisis epilépticas.

El Diagnóstico Diferencial del Síndrome Epiléptico se ha de llevar a cabo por la clínica del paciente y con la ayuda de las pruebas complementarias precisas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.