Entradas

27
Feb

Epilepsia y Embarazo

Uso de fármacos Antiepilépticos durante el Embarazo

En una mujer embarazada que presenta crisis epilépticas se deben utilizar las drogas antiepilépticas de primera elección que sean adecuadas al tipo de convulsiones que sufre la paciente.

Es preciso utilizar un solo fármaco, siempre que sea posible y a la dosis más baja posible, capaz de controlar las crisis.

Se debe valorar y cuantificar el nivel del fármaco o de los fármacos en sangre, al menos una vez al mes.

Es conveniente evitar, siempre que se pueda, el uso de  más de un fármaco, en especial se debe evitar la combinación de de valproato,3263189 fenobarbital y carbamazepina.

También se debe tener en cuenta que se ha de evitar el uso de valproato y de carbamazepina cuando la mujer embarazada tiene  antecedentes personales o  historia familiar de anteriores embarazos de fetos con defectos del tubo neural.

Hay que iniciar lo antes posible tratamiento con suplementos de ácido fólico, cuando la mujer planifique quedar embarazada.

Si la mujer utiliza como tratamiento valproato, se debe evitar que se concentren niveles elevados del fármaco en la sangre y, para ello, a ser posible, se ha de dividir la dosis en 3-4 tomas al día.

La mujer ha de ser muy cuidadosa para tratar de evitar en todo momento cualquiera de los  factores que pueden desencadenar las crisis convulsivas.

Tratamiento de las Crisis Epilépticas durante el Embarazo.

Las convulsiones epilépticas pueden tener efectos nocivos tanto para la madre como para el feto, más cuanto más se prolonguen.  Por lo que se deben tratar de inmediato, en el momento en que se produzcan.

Las Crisis Epilépticas que no se acompañan de convulsiones, como las crisis parciales simples y las crisis parciales complejas, parece que no entrañan riesgo para ninguno de los dos (ni para la madre ni para el feto), aunque no existen evidencias claras al respecto.

Las convulsiones tónico-clónicas generalizadas, en cambio pueden producir una serie de efectos indeseados como:

Bradicardia fetal.

Hipoxia y acidosis fetal y materna.

En ocasiones hemorragias fetales intracraneales.

Aborto.

Muerte fetal.

Rotura de membranas.

Desprendimiento de placenta.

Parto prematuro.

El Estatus Epiléptico suele asociarse a mayor mortalidad fetal y materna.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.