Entradas

16
Ago

Espondilitis Anquilosante

La Espondilitis Anquilosante es una Enfermedad Reumática, Autoinmune, Inflamatoria, Crónica, que afecta fundamentalmente a la musculatura esquelética de la columna, sobre todo a las zonas cervical, lumbar y a la articulación sacroilíaca.

Cursa con dolor y endurecimiento de las articulaciones, llegando a incapacitar gravemente al quien la padece.

También se conoce con los nombres de:

Espondilitis Anquilopoyética.

Morbus Bechterew.

Mal de Bechterew-Stumpell-Marie.

Espondilitis Reumática.

La Espondilitis Anquilopoyética es la forma más frecuente de Espondiloartropatías.

Suele aparecer en personas jóvenes, entre los 20 y los 30 años de edad.

Afecta más al sexo masculino que al femenino.

En las mujeres los síntomas son más leves  y puede que quizás por ello se les atribuye menor incidencia.espondilitis-anquilosante

Solo en el 5% de los casos la enfermedad aparece después de los 40 años.

La Enfermedad está relacionada con el HLA-B27, un gen que juega un papel importante en el sistema inmunitario. Por esto se cree que puede ser una enfermedad hereditaria, aunque no está totalmente demostrado.

La incidencia en la población general parece ser de 1 por cada 1000 habitantes y varía en los distintos grupos sociales.

Síntomas de la Espondilitis Anquilosante

El síntoma más importante es el Dolor.

Generalmente los pacientes presentan:

Dolor en la parte baja de la espalda que aumenta por la mañana, por la noche y tras un periodo de actividad  aunque ésta no sea muy intensa.

Hay evidente Rigidez al movimiento y dolor en las caderas.

Los movimientos son limitados y rígidos en la parte baja de la espalda, apenas pueden flexionarla ni extenderla.

A la respiración se evidencia que hay una expansión limitada del tórax.

Puede haber dolor e inflamación en hombros, rodillas y tobillos.

Suele existir dolor importante y persistente en el cuello.

Asi mismo es frecuente la presencia de dolor en los talones.

También suelen aparecer otros síntomas como:

Fiebre leve en ocasiones.

Cansancio continuo .

Malestar general.

Pérdida de apetito.

Encorvamiento progresivo de columna.

Pérdida de peso debido a la peor alimentación debida a la ausencia de apetito.

Inflamación en los ojos. Uveítis

Rigidez matutina intensa de mayor o menor duración según los casos.

En esta enfermedad, los síntomas en general disminuyen con el movimiento y aumentan en reposo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.