Entradas

16
Sep

Cálculos Renales. Cólico Renal

Síntomas de Cólico Renal

Generalmente sin previo aviso, en individuos aparentemente sanos, comienza un dolor intenso de tipo Cólico.

Conocemos como Dolor de tipo Cólico aquel que tiene alternancias de dolor intenso con etapas de alivio del dolor.

Se localiza ese Dolor de tipo Cólico en la parte inferior de la espalda y región lumbar, y se irradia hacia adelante a zona inferior del abdomen y vulva en mujeres o testículos en varones.

El paciente se encuentra mal, no pude permanecer quieto, acostarse no le alivia los síntomas, no encuentra postura y está nervioso y agitado.

A menudo el dolor se acompaña de:

Taquicardia importante

Palidez y Imagen6 Sudoración fría y abundante.

Suelen tener Náuseas y vómitos  el 50% de los pacientes.

Hay presencia de Hematuria o sangre en la orina.

El paciente tiene un aumento de la frecuencia de orinar.

Además suele haber escozor o dolor al orinar.

Puede acompañarse de alteración de la tensión arterial.

Hay abundantes y molestos gases intestinales.

En ocasiones puede aparecer fiebre, lo que es señal de infección sobreañadida en vías urinarias.

Complicaciones posibles de un Cólico Renal

Se puede producir una sepsis por infección generalizada, tras una infección localizada en riñón.

Así mismo puede llegar a producirse una alteración de la función renal, si la obstrucción total de un uréter se mantiene durante demasiado tiempo.

Diagnóstico de Cólico Biliar

Se realiza mediante la historia clínica y síntomas que refiere el  paciente y una exploración exhaustiva.

Se produce un dolor intenso al golpear la zona lumbar del lado afectado (puñopercusión).

También aparece dolor a la palpación abdominal localizado en el lado del riñón alterado.

En el análisis de orina a menudo aparece sangre visible (macro-hematuria), debida a las erosiones que origina el cálculo al desplazarse.

En radiografía simple de abdomen se puede ver el cálculo siempre que no éste sea radio-opaco como en el caso de los cálculos de ácido úrico.

También se utilizan como pruebas diagnósticas.

Ecografía abdominal, más dirigida específicamente al riñón.

Serografía.

Pielografía.

TAC abdominal.

Resonancia Magnética abdominal.

Cada prueba específica se solicita en el caso de que el médico la considere  indicada, dependiendo de sintomatología y situación de cada paciente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.