Entradas

03
Nov

Apnea Obstructiva del Sueño

Diagnóstico del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Se realiza mediante:

Información de la pareja del paciente que es quien observa el ronquido estrepitoso y las paradas en la respiración.

Estudios de función tiroidea.

Electrocardiograma.  Ecocardiograma.

Estudio del sueño o polisomnografía.

Este estudio es definitivo para el diagnóstico de Apnea del Sueño y de su severidad.

Para hacer el Diagnóstico de Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño es preciso que el paciente presente los siguientes síntomas:

Somnolencia diurna, fatiga, despertares con sensación de asfixia y alguno de los síntomas psicológicos descritos en la publicación anterior.

Hallazgos polisomnográficos patológicos.

Registro de esfuerzo respiratorio durante todo o parte del sueño.

Asegurarse de que los síntomas de Apnea no son debidos al uso de medicamentos u otras sustancias.

Complicaciones00

Una Apnea del Sueño sin tratar puede aumentar el riesgo de sufrir:

Hipertensión.  Infarto de miocardio.

Accidente cerebrovascular.

Obesidad.  Diabetes.

Insuficiencia cardiaca.  Arritmias.

Accidentes de trabajo o de circulación.

Se sabe que empeora la enfermedad cardiovascular ya existente.

Tratamiento

El tratamiento depende de la severidad del cuadro que presente el paciente.

Se recomienda:

– Medidas generales:

Evitar el alcohol y medicamentos, como por ejemplo los sedantes, que relajan el sistema nervioso central.

No fumar.

Dieta sana para controlar el peso.

Evitar dormir boca arriba. De ambos lados o boca abajo se respira con mayor facilidad.

Utilizar almohadas especiales diseñadas con el fin de evitar ronquido y Apnea.

Dispositivos dentales cuando sean necesarios y útiles para mantener la mandíbula hacia adelante.

– Técnicas e instrumentos:

Aparatos de presión positiva sobre la vía aérea (CPAP). Suele tener un efecto rápido para evitar los ronquidos. Es el método más utilizado con buenos resultados, a pesar de que por lo aparatoso del sistema, el paciente tarde un tiempo en acostumbrarse a su uso.

Bi-PAP. Genera presiones adaptadas a las necesidades del paciente. No se utiliza apenas y su coste es superior al de la CPAP.

– Cirugía.

Puede ser una alternativa necesaria para algunos pacientes.

Existen varias técnicas aplicables según las características y necesidades de cada paciente.

Extirpar amígdalas y/o adenoides hipertróficos suele ser útil en los niños pero no en adultos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.