Entradas

05
Ene

Rectocele

El Rectocele se trata de la existencia de una Protusión o Abombamiento del Recto dentro del conducto Vaginal.

Hay una pared de tejido fibroso, llamada fascio, que separa la vagina del recto. Si esta pared se rompe o se debilita por cualquier causa, puede aparecer el Rectocele.

A veces le acompaña de Cistocele (caída de la vejiga) o de Prolapso de Útero.

Causas del Rectocele

Pueden ser varias. Las más frecuentes e importantes son:

Predisposición genética.  Cuando una mujer  haya nacido con músculos y fascias del suelo pélvico débiles en mayor o menor intensidad.

Edad.  Los músculos en general se debilitan con la edad y también los del suelo pélvico

Menopausia.  La mujer tras la menopausia produce menos estrógenos y la falta de influencia de estos sobre los músculos hace que se vayan debilitando con el paso del tiempo.

Obesidad.  Por presión adicional sobre el suelo pelviano. A mayor obesidad mayor presión y más debilitamiento muscular

Parto.  Incluso un parto normal debilita la musculatura pelviana, si esta no se ejercita después para recuperarla, pero además hay eventos que favorecen especialmente esa debilidad como:

Si la mujer es multípara, o sea con partos numerosos.índice

Si el feto es de gran tamaño.

Partos múltiples (gemelos, trillizos,…etc).

Partos complicados y uso de fórceps o ventosa.

Desgarros del periné durante un parto complicado.

Cuando hay esfuerzos que aumentan la presión intraabdominal y que pueden ser producidos por:

Cargar pesos excesivos y de manera continuada.

Estreñimiento crónico pertinaz.

Tos crónica de diversas causas.

Cirugía pélvica, especialmente si se trata de  histerectomía  o extirpación del útero.

Clasificación del Rectocele

Los Rectoceles pueden ser anteriores o posteriores.

– Los anteriores son los más frecuente y a su vez pueden ser:

Superiores.   Los superiores generalmente se asocian a prolapso uterino.

Medios.         Con menos frecuencia se asocian a prolapso de útero.

Inferiores.    Estos y los medios son más frecuentes y suelen producirse por traumatismos en el parto.

– Los Rectoceles posteriores son menos frecuentes y suelen deberse a problemas de defecación (estreñimiento).

Tipos de Rectoceles

Pueden ser de tres tipos fundamentalmente.:

Tipo I.      Implica dificultad para defecar sin prolapso rectal evidente.

Tipo II.     Ya hay presencia de prolapso.

Tipo III.    El recto ocupa la cavidad vaginal.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.