Entradas

20
Abr

Tumores de la Hipófisis

Diagnóstico

Para hacer diagnóstico de los Tumores de Hipófisis se utilizan varios procedimientos.

– Historia clínica, con antecedentes familiares y personales del paciente, enfermedades anteriores, hábitos saludables, etc.

– Exámenes oftalmológicos: Agudeza visual, estudio del campo visual y salud general de los ojos.

– Examen neurológico exhaustivo.

– Analítica de sangre.  General y con las pruebas hormonales correspondientes.

– Análisis de orina.  Perfil normal y pruebas hormonales en orina de 24 horas.

– Examen radiológico. Con radiografía simple de cráneo, TAC craneal o Resonancia Magnética. La Resonancia Magnética se suele realizar con Gadolinio (una sustancia que se acumula alrededor de las células cancerosas).

– Biopsia. Al tejido que se extrae mediante la biopsia se le pueden realizar las siguientes pruebas:

Estudio inmunohistoquímico. Este estudio se realiza para comprobar las diferencias entre los distintos tipos de cáncer.

Estudio inmunitario químico.  También se utiliza para distinguir distintos tipos de cáncer.

Microscopía óptica o electrónica. Con estas técnicas se observan directamente los cambios que presentan las células.1299690960

Pronóstico de los Tumores de Hipófisis

El pronóstico y las opciones de tratamiento de los Tumores de Hipófisis dependen de los siguientes factores:

Tipo y tamaño del tumor.

Si es o no productor de hormonas.

Si es benigno o maligno.

Si el tumor está dando alteraciones de la visión u otros síntomas.

Si ya ha infiltrado tejidos cercanos o ha metastatizado.

Si es un tumor primario o una recidiva o reproducción de uno ya diagnosticado anteriormente.

Tratamiento de los Tumores de Hipófisis

Dependiendo del tipo de tumor existen varias opciones en cuanto al tratamiento:

1) Tratamiento farmacológico. En algunos tumores hiperfuncionantes, como los que segregan Prolactina u hormona del crecimiento, tienen tratamiento farmacológico para frenar esa hiperfunción y reducir el volumen del tumor.

Si la hipersecreción de una hormona hace que la hipófisis segregue menos del resto de hormonas, hay que tratar también esos déficits.

2) Tratamiento quirúrgico. Se realiza en aquellos tumores hiperfuncionantes que no responden al tratamiento farmacológico y en los “no funcionantes”, que continúan aumentando de tamaño.

Se utilizan dos técnicas:

A través de la nariz (abordaje transesfenoidal).

A través de la bóveda craneal (craneotomía).

3) Radioterapia. Se aplica en aquellos tumores que no responden al tratamiento farmacológico y que no se pueden intervenir quirúrgicamente o que se han operado de forma parcial y en los que vuelven a reproducirse después de una extirpación quirúrgica.

Las complicaciones a las que puede dar lugar la radioterapia son:

Pérdida de las funciones hipofisarias y por tanto de la secreción hormonal en un 30% de los pacientes.

Pueden aparecer, durante o después del tratamiento, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre, somnolencia o falta de apetito.

Lesión tardía de los nervios ópticos (de 1 a 9 años después de haber finalizado el tratamiento).

Si se ha erosionado la silla turca, se puede escapar líquido cefalorraquídeo hacia las fosas nasales.

Otra posible complicación es la aparición de un tumor maligno en la zona irradiada.

4) Radiocirugía estereotáctica. Utilizando técnicas especiales y con ayuda de TAC o de Resonancia Magnética, se efectúa radiación exclusiva del tumor, no de las estructuras cercanas como ocurre con la radioterapia convencional.

Las complicaciones que puede llegar a tener esta intervención son:

Provocar alteración del metabolismo del agua o diabetes insípida (en el 20% de los casos).

Déficit adicional de la producción hormonal por parte de la hipófisis dañada (en un 10-20% de los casos).

Salida de líquido cefalorraquídeo por la nariz (en un 5% de los casos).

Rotura de la arteria carótida ( 1-2% de los casos).

Descuelgue de las vías ópticas dentro de la silla turca. Es una complicación muy rara.

La mortalidad de este tipo de intervención es menor del 1%.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.