Entradas

01
Oct

Latigazo Cervical

Tratamiento del Latigazo Cervical

El tratamiento va a depender del grado o gravedad del Latigazo Cervical.

Inicialmente se ha de tratar el dolor y la contractura cervical si la hubiera.

Son necesarios la inmovilización y el reposo, pero únicamente durante 2-3 días, porque si se prolonga durante más tiempo puede comenzar a atrofiarse la musculatura del cuello y la recuperación posterior será más lenta y difícil.

Se han de tomar analgésicos y/o antiinflamatorios en la pauta y las dosis adecuadas para controlar el dolor.

Se recomienda aplicar frío a la zona dolorida durante las primeras 24-48 horas y, a continuación, comenzar a aplicar calor mediante compresas, almohadilla térmica u otra fuente de calor que sea fácilmente aplicable a la zona. No dormir con calor ni con frío en el cuello.ejercicios-de-cuello1

Se recomienda utilizar el collarín cervical durante 3-4 días como máximo y únicamente en los latigazos de Grado II y III, porque de lo contrario, y al igual que en el caso del reposo, el uso prolongado  puede dar lugar a debilidad y atrofia la musculatura del cuello.

A partir del tercer día de evolución, el paciente puede comenzar a recibir un masaje suave y corto en las áreas sensibles o doloridas y comenzar a realizar ejercicio con movimientos inicialmente muy lentos, de arriba a abajo, de lado a lado y giros discretos, durante periodos cortos, que se van a ir alargando a medida que se vaya notando mejoría en los síntomas.

Las medidas posturales son importantes, o sea que se debe tratar de dormir en un colchón duro sin almohada o con una almohada especial adaptada al cuello.

La medicación se va reduciendo progresivamente en dosis y número de tomas a medida que el paciente mejora.

Se comenzarán a realizar de forma lenta las actividades normales.

Durante las seis primeras semanas no se deben realizar actividades que conlleven levantar pesos o giros de espalda o de cuello.

Hay pacientes que necesitan rehabilitación con la ayuda de un fisioterapeuta para aprender los ejercicios adecuados dirigidos a conseguir el fortalecimiento de la musculatura del cuello.

Otras medidas para mejorar los síntomas cervicales pueden ser:

Usar técnicas de relajación para prevenir el estrés y la tensión muscular.

Realizar estiramientos de todo el cuerpo y de la zona del cuello en concreto, antes de comenzar a hacer ejercicio.

Adoptar buena postura para sentarse y adaptar las pantallas al nivel de los ojos para evitar mover el cuello continuamente.

Si trabaja en una postura fija, hacer estiramientos, incluido el cuello, cada dos horas.

Usar auriculares para el teléfono cuando el uso del mismo forma parte del trabajo habitual.

Para dormir, usar un colchón firme y una almohada que brinde soporte al cuello de manera cómoda. No perder de vista que existen almohadas especiales para la región cervical.

Utilizar siempre el cinturón de seguridad para prevenir lesiones y usar casco para montar en bicicleta y en moto.

Un Fisioterapeuta  puede ayudar a realizar los ejercicios de estiramiento, y cualquier otro que se necesite, de forma correcta.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.