Entradas

01
Feb

Incontinencia Fecal

Valoración de la Incontinencia Fecal

Los problemas de Incontinencia Fecal o Incontinencia de Heces afectan con más frecuencia a las personas ancianas (a más edad más problemas), porque los músculos, tanto del recto como del suelo pélvico, van perdiendo elasticidad y fuerza, a lo que puede unirse alguna enfermedad crónica.

En cuanto al parto, que es otra causa importante de Incontinencia Fecal, durante este puede haber daños tales como: lesiones nerviosas, desagarro de músculos del esfínter anal o bien por uso de fórceps o por realizar una episiotomía.

Valoración de una Incontinencia Fecalíndice

Para valorar la mayor o menor importancia de este problema se ha de tener en cuenta las siguientes cuestiones:

Con qué frecuencia ocurre la Incontinencia.

Si aparece únicamente un goteo de Heces o por el contrario se trata de una pérdida completa del control intestinal.

Si  el paciente siente primero ganas de hacer del vientre o pierde el control de repente sin sentir la necesidad previa de evacuar.

Si empeora el control intestinal cuando tiene diarrea o estreñimiento.

Cómo afecta esa incontinencia de Heces a la vida cotidiana de la persona.

Cuándo comenzó la Incontinencia.

Si el mal control de la evacuación de las Heces es de forma continua o con caracter intermitente.

Si padece de hemorroides y estas le causan algún tipo de molestias.

Si ha notado que hay algún elemento que mejora el problema o si por el contrario hay alguno que lo agrava.

Si puede controlar o no la flatulencia (expulsión de gases por el ano).

Causas de la Incontinencia Fecal

Las causas de la Incontinencia Fecal ya fueron descritas en la publicación anterior. En esta se van a señalar los alimentos que pueden causar diarrea y, por tanto, provocar o empeorar una falta de control intestinal. Estos alimentos son entre otros:

Productos lácteos entre los que se incluyen los helados.

Productos edulcorantes artificiales.

Bebidas que contienen cafeína como puede ser el café, el té o el chocolate.

Frutas como las ciruelas, fresas y las pasas, los higos, los kiwis y las naranjas.

Los alimentos con alto contenido en grasas.

Los alimentos picantes o muy especiados.

Las bebidas alcohólicas y las que llevan mucho gas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.