Entradas

22
Dic

 

Amigdalitis. Anginas Tonsilitis

Las Amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en los laterales de la faringe.

Su función es la de eliminar las bacterias y otros gérmenes que se alojan en esa zona de entrada del organismo y prevenir enfermedades.

¿Qué es la Amigdalitis?

Conocida con el nombre vulgar de Anginas y también con el nombre científico de Tonsilitis, es una infección aguda o crónica de las amígdalas.

Es una enfermedad muy frecuente, sobre todo en niños.

¿Cómo se contrae una Amigdalitis?

Las causas de una Amigdalitis pueden ser muy variadas como son:

Bacterias. La más frecuente de ellas es el Streptococcus Pyógenes.

Virus. Pueden producirla los adenovirus, enterovirus, el virus de la gripe, el del herpes simple, etc.

Hongos. Las Amigdalitis por hongos son poco frecuentes, aunque pueden aparecer tras un largo tratamiento con antibióticos.

¿Qué tipos de Amigdalitis hay?

Se diferencian los siguientes tipos de Amigdalitis:

1. Amigdalitis aguda.

Se manifiesta con un dolor intenso en la zona de la faringe donde están localizadas las amígdalas.

El paciente tiene una voz gangosa y en ocasiones dificultad para hablar.

Malestar general dependiendo de la fiebre y las características de la infección.

Adenopatías cervicales, o ganglios engrosados y dolorosos en los laterales del cuello

Fiebre da mayor o menor intensidad. Dolor de cabeza.

Aparecen en las amígdalas una manchas blancas de diferente tamaño, conocidas con el nombre de “placas”, cuando se trata de Amigdalitis producida por bacterias.

2.- Amigdalitis crónica.

Recibe este nombre cuando un paciente presenta unas amígdalas hipertróficas (aumentadas de tamaño), persistentes en el tiempo, que no producen apenas malestar si no se infectan.

O también puede tratarse de unas amígdalas grandes con gérmenes alojados en sus criptas, que se infectan con mucha frecuencia y repiten los mismos síntomas ya explicados para los procesos agudos.

3.- Absceso amígdalar.

 Se trata de una acumulación de material infectado (pus) en el interior de las amígdalas.

Es más común en niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque ha disminuido su frecuencia desde la aparición de los antibióticos.

En casos graves y mal tratados, se puede diseminar por los tejidos circundantes e incluso llegar a los pulmones.

Siempre es una urgencia médica que debe ser controlada en medio hospitalario por un especialista.

Pronóstico de la Amigdalitis

La Amigdalitis sin complicaciones inesperadas, por lo general, mejora en 24-48 horas una vez instaurado el tratamiento adecuado.

A los niños que sufren una Amigdalitis estreptocócica no se les debe enviar al colegio hasta transcurrido al menos 24- 48 horas de comenzar a tomar el antibiótico, para así evitar la propagación en su grupo escolar.

Complicaciones de una Amigdalitis

En esta enfermedad las complicaciones son muy poco frecuentes, pero hay que tener en cuenta que una Amigdalitis podría dar lugar a problemas tales como los que se mencionan a continuación:

Deshidratación por la dificultad para tragar líquidos y a veces todo tipo de alimentos.

Absceso periamigdalino. Suele ser un proceso grave que puede dar lugar a asfixia del paciente si no se interviene pronto.

Obstrucción de vías respiratorias, de forma total o parcial, dependiendo del grado de inflamación de las amígdalas y de la existencia o no de algún absceso periamigdalino.

En las Amigdalitis causadas por estreptococos, si no están bien tratadas, aunque no es frecuente, pueden llegar a dar complicaciones tales como: una glomerulonefritis, una fiebre reumática o una cardiopatía reumática.

Tratamiento de las Amigdalitis

En primer lugar se han de tomar una serie de medidas generales que se describen a continuación:

Hacer gárgaras con agua tibia a la que se añade una poquita de sal o un chorrito de limón.

Chupar pastillas antisépticas puede aliviar el dolor de garganta.

Ingerir líquidos en abundancia, sobre todo si hay fiebre.

Administrar antitérmicos y/o antiinflamatorios, según las necesidades de cada paciente.

Tratamiento de la Amigdalitis aguda:

Con los Antibióticos prescritos por el médico.

Antiinflamatorios y Antitérmicos.

Tratamiento de la Amigdalitis crónica:

Con los Antibióticos adecuados prescritos por el médico.

Antiinflamatorios y antitérmicos.

Si las infecciones son frecuentes (3-4 al año) puede estar indicada la extirpación quirúrgica de las amígdalas.

Tratamiento de un Absceso amigdalar:

Como ya se ha comentado, se trata de un proceso grave que precisa supervisión del especialista otorrinolaringólogo, en ocasiones con carácter urgente, pues en la mayor parte de los casos, como tratamiento está indicado realizar un drenaje mediante cirugía, que en ocasiones puede ir acompañado de la extirpación de las amígdalas.

 

El Tema:  Amigdalitis. Anginas. Tonsilitis,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  Colegiada  Nº  49/556,  para publicar en   www.tumedicoaltelefono.es

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada