Entradas

04
Mar

Anemia Ferropénica

La Anemia Ferropénica se produce por falta de Hierro (Fe).

El Hierro es necesario para la formación de los hematíes, por eso si no hay suficiente Hierro en el organismo, se va a producir esta Anemia.

Es la más frecuente de todas las Anemias.

Se puede producir  por:

– Poca ingesta de Hierro en la dieta.

– Consumo excesivo de taninos (te fundamentalmente). Este caso es muy raro.

– Por pérdidas excesivas de Hierro cuyas causas más frecuentes van a ser:

Ciclo menstrual muy abundante en las mujeres.

Micro-hemorragias intestinales continuas, en ambos sexos.

– Porque el cuerpo no es capaz de absorber bien el Hierro ingerido.

– Porque el organismo necesita más Hierro de lo normal, como ocurre en mujeres embarazadas o que están amamantando a su bebé.

Además la pérdida de Hierro puede deberse a enfermedades tales como:

Cáncer de esófago, estómago o colon.

Varices esofágicas en pacientes con cirrosis hepática.

Úlcera gástrica.

Uso continuado de medicamentos que erosionan la pared interna del estómago e intestino y pueden dar lugar a sangrado intestinal, tales como: aspirina, antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, etc.

Es posible que no haya suficiente Hierro en la dieta de:

Personas que son vegetarianos estrictos.

Ancianos mal alimentados.

También puede ocurrir que el organismo no absorba bien el Hierro, como en los casos de:

Enfermedad celíaca.

Tomar demasiados antiácidos que contengan calcio.

Cirugía de derivación gástrica.

Enfermedad de Crohn.

La causa más frecuente es la pérdida mensual en mujeres en edad fértil.

La siguiente causa de Anemia Ferropénica es la pérdida de sangre por heces, escasa, pero continua, que suele pasar inadvertida a quien la sufre.

Cuando se trata de una hemorragia aguda abundante, se traduce en heces negras conocidas como “melenas” y se detecta de inmediato.

Síntomas Generales de Anemia Ferropénica

El Hierro es necesario para la formación de la hemoglobina.

La hemoglobina es una sustancia que contiene los hematíes o glóbulos rojos. Su función es captar el oxígeno y lo lleva a los diferentes tejidos del cuerpo.

Si falta el Hierro no se puede formar bien la hemoglobina.

Cuando los glóbulos rojos mueren, el Hierro presente en ellos vuelve a la médula ósea para ser reutilizado de nuevo.

Los síntomas van a depender de la gravedad de la Anemia.

Una persona con Anemia leve puede no tener síntomas.

Los síntomas generales son:

Debilidad o cansancio con mayor frecuencia de lo normal o al realizar un ejercicio físico poco intenso.

Palidez de piel y mucosas.

Dolores de cabeza frecuentes.

Sentirse malhumorado o irritado.

Taquicardia o palpitaciones.

Dificultad para concentrarse o pensar.

Si la Anemia empeora, el paciente puede presentar:

Color azulado de la esclerótica de los ojos.

Uñas débiles y quebradizas.

Mareos frecuentes, sobre todo al permanecer en pié.

Dolor de lengua.

Dificultad para respirar.

.

El Tema:  Anemia Ferropénica,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  Colegiada Nº  49/556,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada