feb 28

Anemias. Clasificación

Anemias

Clasificación de las Anemias

Anemias Arregenerativas

Son aquellas en las que la médula ósea es incapaz de producir glóbulos rojos por diversas causas, tales como:

1) Porque desaparecen las células que generan hematíes en la médula. Este tipo de anemia se conoce como Anemia Aplásica y a su vez puede ser por:

Tóxicos industriales.

Drogas.

Dipirona.

Antiinflamatorios no esteroideos.

Citostáticos antineoplásicos.

De causa desconocida como la Anemia Aplásica Primaria.imagesa

2) Por invasión de la médula ósea de células extrañas que reemplazan a las progenitoras de hematíes. Esta son las llamadas Anemias Mieloptisicas. Los agentes extraños invasivos aparecen en casos de:

Leucemias.

Tejido conectivo fibroso.

Metástasis de carcinomas varios.

Granulomas inflamatorios como en la tuberculosis o en la sarcoidosis.

3) Porque las células generadoras de hematíes se reproducen pero no maduran y son destruidas en la misma médula ósea antes de producir hematíes sanos. Son las llamadas Anemias Mielodisplásicas.

Pueden producirse por:

Radiaciones.

Agentes quimioterápicos.

A veces no tienen causa aparente o idiopáticas.

4) Cuando las células eritropoyéticas de la médula son normales pero no reciben materiales necesarios para producir hematíes se producen las llamadas Anemias Carenciales.

Las carencias fundamentales pueden ser:

Hierro. En este caso son Anemias Ferropénicas o por falta de hierro.

Puede haber falta de aporte de hierro, como ocurre en las posthemorrágicas.

O con aporte normal de hierro pero la médula es incapaz de utilizarlo, como sucede en algunas enfermedades crónicas inflamatorias no infecciosas, como:

Artritis Reumatoide.   Osteomielitis.

Tuberculosis   o enfermedad inflamatoria intestinal.

Carencia de vitamina B12 y/o ácido fólico. Son las llamadas Anemias Megaloblásticas.

Hormonas.     Hipotiroidismo o hipopitiutarismo.

5) Anemias Arregenerativas que están en función del tamaño de los glóbulos rojos. El tamaño puede ser normal (Anemia Normocítica), de tamaño menor del normal (Microcítica) o de tamaño mayor de el normal (Macrocítica).

a) Anemias arregenerativas normocíticas. Se supone que se producen por la incapacidad del organismo de utilizar bien el hierro que es aportado y absorbido de forma normal.

Estas Anemias aparecen en enfermedades crónicas prolongadas, como:

-Tuberculosis.  Osteomielitis.  bronquiectasias.

Artritis reumatoide.   Colitis ulcerosa.

Neoplasias malignas.   Hepatitis crónicas.

Endocrinológicas.  Insuficiencia renal crónica.

b) Anemias arregenerativas microcíticas. La causa más frecuente es que la médula ósea no tiene hueco suficiente para la producción de hematíes normales, y estos son pequeños y poco rojizos. La falta de hierro puede deberse a:

Falta de absorción del hierro por malabsorción gástrica.

Pérdida de hierro en hemorragias agudas o crónicas.

No utilización del hierro en enfermedades crónicas. Incapacidad de la médula de reponer los hematíes destruidos , como en las anemias hemolíticas.

c) Anemias arregenerativas macrocíticas. Los hematíes son más grandes de lo normal y tienen una coloración anormal. La causa principal es la carencia de vitamina B12 y ácido fólico. La más común es la llamada Anemia Perniciosa, que suele deberse a problemas gástricos, como gastritis autoinmune, alcoholismo crónico, malabsorción o por gastrectomía total.

No comments yet.

Add a comment


9 − = ocho

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons