oct 5

Arteritis Temporal

Arteritis de la Temporal

La Arteritis Temporal llamada también Arteritis de la Temporal y Arteritis de Células Gigantes, se trata de una inflamación de las arterias que riegan el área de la cabeza, en particular las arterias de mediano y gran tamaño que se ramifican desde el cuello e irrigan el área temporal.

La enfermedad se caracteriza por la acumulación de células inflamatorias llamadas células gigantes en los vasos alterados. Estas acumulaciones reciben el nombre de granulomas.

Una sucesión de estos granulomas situados en las paredes de las arterias, hace que éstas aparezcan duras y engrosadas.

A pesar de estar la enfermedad muy localizada en las mencionadas arterias de la cabeza, se la considera una enfermedad sistémica o generalizada porque se pueden afectar arterias de otras localizaciones.

Hay que destacar la asociación de la Arteritis de la Temporal con la polimialgia reumática, ya que aquella aparece en más de la mitad de los pacientes con esta enfermedad.

Se trata de la Arteritis más frecuente en la edad adulta.

Afecta sobre todo al sexo femenino con una proporción de 2-3 mujeres por cada hombre.

Se han descrito casos de presentación familiar.Inflamación-de-las-arterias-y-Arteritis-de-celulas-gigantes-300x195

Se calcula que la padecen 6 de cada 100.000 españoles, aunque esta incidencia es inferior a la media mundial.

Causas de Arteritis de la Temporal

La causa de esta forma de alteración de las arterias se desconoce, pero se barajan varias teorías:

Que existe una predisposición genética a padecer la enfermedad.

Que el propio envejecimiento celular estimule al sistema inmunológico y de lugar a la aparición de la enfermedad.

Se conoce la asociación frecuente de la Arteritis de la Temporal con la polimialgia reumática ya que ambas se consideran  enfermedades autoinmunes.

Síntomas de Arteritis Temporal

- Los síntomas más comunes van a ser:

Dolor de cabeza pulsátil en un lado de las sienes o en la parte posterior de la cabeza.

Sensibilidad al tocar el cuero cabelludo en el lado afectado.

- Otros síntomas pueden parecerse a los de una gripe, tales como son los siguientes:

Fiebre y sudoración excesiva.

Sensación de malestar general intenso.

Dolores musculares.  Inapetencia.

Dolores en la mandíbula al masticar.

Dolor y rigidez de cuello, hombros, brazos y caderas.

Debilidad y cansancio excesivos.

- En ocasiones hay problemas visuales que comienzan de manera brusca, como:

Visión borrosa, visión doble o visión reducida.

- Otros síntomas pueden ser:

Encías sangrantes.  Dolor en toda la cara.

Hipoacusia o pérdida de oído.  Rigidez articular y tensión muscular dolorosa.

No comments yet.

Add a comment


nueve + 6 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons