sep 22

Artritis Reumatoidea

Artritis Reumatoide

Síntomas de la Artritis Reumatoide

La Artritis Reumatoidea es una enfermedad sistémica que tiene manifestaciones articulares y extraarticulares.

Las características de la enfermedad son diferentes según los pacientes y las distintas etapas por las que evoluciona la enfermedad.

Al comienzo de la Artritis Reumatoide  predomina la inflamación articular dolorosa.

En la fase crónica es más frecuente la destrucción articular y las complicaciones sistémicas, o sea que se dan en otras zonas que no son huesos y articulaciones.

La inflamación aparece generalmente en las grandes articulaciones, sobre todo en las rodillas y codos.

Esta enfermedad generalmente no afecta a la columna salvo a la porción cervical que si puede estar alterada en algunos pacientes.

También hay inflamación y dolor en las pequeñas articulaciones interfalángicas de las manos.

La enfermedad puede evolucionar en brotes, con periodos de remisión o de forma persistente y progresiva.

El síntoma más típico es la rigidez matutina que puede durar desde 30 minutos a varias horas.

Está presente de forma persistente el Dolor articular y edemas con duración de más de seis semanas.

images

Es menos frecuente pero pueden presentarse:

Pérdida de peso.  Fiebre.  Anorexia.  Fatiga.

Manifestaciones Extraarticulares

Aparecen nódulos reumatoideos en el 25% de los enfermos. Suelen asentar en superficies extensoras y en estructuras para-articulares.

Vasculitis que compromete a capilares, pequeñas venas y a veces arterias. (Presente en el 8-10% de los pacientes).

En las formas agudas febriles de la Artritis Reumatoide pueden estar presentes  pleuritis, pericarditis o miocarditis.

Puede aparecer una alteración de los nervios periféricos en forma de multineuritis, que se manifiesta con disminución de fuerza (caída) de pié o muñeca.

Las manifestaciones pleuropulmonares incluyen:

Nódulos reumatoides en el pulmón.

Fibrosis pulmonar intersticial difusa.

Neumonitis y pleuritis con o sin derrame.

Manifestaciones oculares:

Epiescleritis, escleritis y escleromalacia.

Sequedad ocular (xeroftalmio).

Sequedad de boca (Xenostomia).

Otros órganos que pueden verse afectados:

Bazo.

Médula ósea.

Piel.

Sistema nervioso.

Ganglios linfáticos.

Las Señales de Alarma ante un paciente que comienza con artritis, para sospechar que puede tratarse de Artritis Reumatoidea, son:

Que comience con más de tres articulaciones inflamadas.

Que exista Rigidez matinal de duración superior a treinta minutos.

Si hay Alteración de metatarso o articulaciones metacarpofalángicas (compresión lateral de pies y manos).

No comments yet.

Add a comment


− cinco = 3

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons