dic 3

Lactante sano. Trastornos frecuentes

 

Atención al niño Lactante, Sano. Alimentación

Por suerte, en nuestro país, todo niño puede disponer de un control pediátrico desde el nacimiento hasta los 14 años.

A continuación se van a exponer una serie de cuestiones generales en relación con la alimentación de los Lactantes.

Nutrición, Alimentación y trastornos relacionados con ella

Lactancia Materna.

En general se reconoce la leche materna como la mejor forma de alimentación para el recién nacido, por una serie de razones: debido a su mejor digestibilidad, porque aumenta la inmunidad del niño, disminuye el número de trastornos gastrointestinales, disminuye el número de infecciones como otitis media e infecciones respiratorias y afianza el vínculo madre-hijo.

Se debe tener en cuenta que la leche materna también puede trasmitir gérmenes patógenos, por lo tanto la presencia en la madre de infecciones como VIH, hepatitis B, septicemia, tuberculosis activa o fiebre tifoidea, van a ser una contraindicación absoluta para la lactancia materna.

La nicotina del tabaco, el alcohol y la marihuana se eliminan también a través de la leche materna.

Además de esta lactancia natural en algunas zonas geográficas se suele añadir vitamina D y otros suplementos que el Pediatra considere necesarios para la buena alimentación del bebé.

En los casos en los que no es posible o hay dificultad para administrar lactancia materna se utiliza lactancia artificial para alimentar al bebé.

Una buena medida suele ser comenzar con una o dos tomas de esta última antes de suprimir totalmente la leche materna, o sea, comenzar combinando ambas.

La introducción de otro tipo de alimentos no lácteos se suele realizar a partir de los 5 ó 6 meses de vida del bebé y se han de administrar uno a uno de forma separada, para así identificar mejor la causa de una posible intolerancia a algún alimento en caso de que ésta llegara a producirse.

Se debe comenzar con la introducción de alimentos de digestión fácil, como son especialmente cereales, arroz o verduras (una a una)  y se considera conveniente esperar hasta los 10 ó 12 meses de edad del bebé para añadir a la dieta cítricos y huevos.

 

Trastornos más frecuentes del Lactante Sano

  • Muguet.

Aparecen pseudomembranas blanquecinas en la mucosa de la boca.

  • Obstrucción del conducto naso-lagrimal.

Se caracteriza por lagrimeo excesivo.

Puede aparecer al cabo de días o semanas después del nacimiento.

  • Estrabismo.

Desviación de los ojos. Se debe consultar si persiste varias semanas.

  • Hipoacusia o sordera.

Se hace cribado rutinario en los lactantes con riesgo, con antecedentes familiares, enfermedades congénitas o bajo peso al nacimiento.

  • Dentición.

Suele producir irritación y dolor a la aparición de las piezas dentarias.

  • Dermatitis del pañal.

Reacción de la piel por irritación, con erosiones y eritemas, por contacto de forma prolongada con orina, heces, pañales o jabones.

  • Sobreinfección por Cándida.

Infección que puede aparecer añadida a una dermatitis de pañal mal cuidada y que afecta sobre todo a los pliegues de la piel.

  • Quistes miliares.

Pequeños quistes de inclusión en boca.

  • Miliaria.

Son vesículas blanquecinas pequeñas que aparecen en piel por calor o por llevar demasiada ropa.

  • Dermatitis seborreica.

Escamas secas, grasosas y amarillentas que suelen aparecer en cuero cabelludo y en región inguinal.

  • Dermatitis atópica.

Se trata de placas eritematosas, secas y muy pruriginosas que aparecen en cara, cuello, manos y abdomen.

  • Soplos cardiacos inocentes o funcionales.

Hay varios tipos:

Soplo del recién nacido. Aparece en los primeros días de vida y desaparece a las 2-3 semanas.

Soplo de Still. Durante los primeros años de vida.

Soplo de eyección pulmonar. Puede auscultarse durante toda la niñez.

Soplo hemodinámico. Se oye en las situaciones en las que aumenta el gasto cardiaco (Fiebre, Anemia o Estrés).

  • Soplos patológicos.

Los diagnostica el pediatra y requieren intervención del cardiólogo.

  • Trastornos digestivos:

Estreñimiento.

Suele ocurrir por ingesta excesiva de leche o dieta pobre en residuos. Menos frecuente durante la lactancia materna.

Hay que vigilar si se acompaña de otros síntomas.

Cólico del lactante.

Suele definirse como la crisis de irritabilidad, quejas y llantos en la que el niño parece presentar dolor y es difícil encontrar una causa que lo explique y consolarle.

Suelen presentarse por la tarde o al anochecer, entre las dos semanas y los cuatro meses de vida.

Dura alrededor de tres horas. Lo padecen casi la mitad de los lactantes.

El Lactante debe estar siempre bajo supervisión de su Pediatra.

El Tema;  Lactante sano. Trastornos frecuentes,  ha sido revisado, elaborado y resumido pr la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna y Neurología,  Colegiada  Nº  49/ 556,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

 

No comments yet.

Add a comment


+ seis = 15

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons