oct 15

Atrofia Muscular. Tratamiento

Atrofia Muscular

La disminución del tejido muscular se debe a varios factores, dependiendo del origen de la lesión, tal y como se especifica en la publicación anterior sobre los diversos tipos de lesiones que pueden afectar a la Unidad Motora.

Estos factores son:

- Sarcopenia. Con el envejecimiento va sucediendo una disminución de la masa muscular y por tanto de la función muscular. Se supone que esto se debe a un fallo gradual de las células progenitoras que regeneran las fibras musculares, o a la disminución de los factores de crecimiento que son necesarios para mantener la masa muscular.

- Debilidad córtico suprarrenal asociada a anemia o preanemia. En este apartado se puede encontrar patologías como trombopenia, ciáticas crónicas y lumbalgias. En estos casos la vitamina B4-B9 es efectiva para evitar la Atrofia Muscular.

-Atrofia Muscular en la que se pueden englobar las mielitis, neuritis, o hemiplejía tras un accidente cerebro vascular o una poliomielitis.

- Atrofia Muscular ligada a edema intramuscular. Se asocia este tipo de atrofia con ataques de gota, con artritis de cualquier tipo o con enfermedades como el beriberi.00

- Atrofia Muscular establecida por una debilidad general. Esta debilidad puede ser a causa de alteraciones hepáticas, anemias o por inapetencia.

Diagnóstico de la Atrofia Muscular

El diagnóstico de la causa de la Atrofia Muscular se hace mediante la historia clínica, con información sobre cuándo comenzó, si está empeorando de forma lenta o aguda, o si se añade o no, algún otro síntoma a la atrofia.

Se examinan y se mide la musculatura de las extremidades, además de realizar una exploración general.

Las pruebas que se pueden realizar en función de la sospecha diagnóstica van a ser:

Analítica de sangre y orina.  Tomografía axial computarizada (TAC).

Electromiografía (EME).  Resonancia Magnética.

Estudios de la conducción nerviosa.  Biopsias de nervio y de músculo y examen anatomopatológico.

Tratamiento de la Atrofia Muscular

Una vez realizado el diagnóstico de la causa de la Atrofia Muscular, se debe tratar aquella.

Para la Atrofia Muscular en concreto se puede realizar una terapia con aminoácidos, ya que hay déficit de estas sustancias en los músculos. Son útiles la lisina, leucina, valina o isoleucina.

Para casos graves de Atrofia Muscular se pueden utilizar esteroides anabólicos, como la matandrostenolona.

Lo más útil en el tratamiento de la Atrofia Muscular es la Fisioterapia.

El ejercicio anaeróbico aumenta la fuerza muscular.

Se puede realizar terapia con ultrasonidos.

La estimulación eléctrica funcional suele dar buenos resultados.

En ocasiones es necesario recurrir a tratamiento quirúrgico para corregir contracturas.

No comments yet.

Add a comment


+ nueve = 13

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons