mar 5

Cadera, Bursitis Trocantérea o Trocanteritis

 

Cadera

Bursitis Trocantérea o Trocanteritis

La Bursitis Trocantérea o Trocanteritis se caracteriza por la presencia de dolor en zona lateral y proximal de la cadera.
Supone entre el 10 y el 20 % de los dolores de cadera.

Se da más en el sexo femenino que en el sexo masculino.

Puede presentarse en todos los grupos de edad, pero se ve con mayor frecuencia en personas de entre los 40 y 70 años.

Es un proceso que se asocia a dolor e inflamación de la zona.

Hay autores que lo denominan como “Síndrome Doloroso del Trocánter Mayor“.imagest

Puede aparecer asociado a una serie de procesos traumatológicos o reumatológicos tales como son:

Gonartrosis.

Lumbalgia

Traumatismos directos en la zona del trocánter.

Infecciones en dicha zona.

Gota o artritis gotosa.

Debilidad de algunas masas musculares

 Síntomas de la Trocanteritis

 El principal síntoma es el dolor de la región lateral de la cadera.

Aparece aumento del dolor si se  presiona directamente en el trocánter

El dolor aparece o aumenta a la máxima rotación externa del muslo.

Y es aún mayor el dolor si la rotación se ejerce con resistencia

Se acompaña también de dolor radicular en la cara lateral del muslo afectado.

De estos síntomas tienen que estar presentes los dos primeros y, al menos uno, de los tres siguientes pra poder realizar el diagnóstico de Trocanteritis.

Diagnóstico diferencial

No se debe confundir la Trocanteritis con otros procesos, tales como:

  • Infecciones locales, como tuberculosis.
  • Tumoración en partes blandas de la zona.
  • Metástasis óseas en la zona
  • Fractura patológica de cadera

Pruebas complementarias diagnósticas

Fundamentalmente el diagnóstico se hace por la clínica pero se pueden realizar algunas pruebas de imagen:

La radiografía casi siempre es inespecífica.

Ecografía y ganmagrafía no son totalmente concluyentes.

La Resonancia Magnética es la prueba más definitiva.

Tratamiento de la Trocanteritis

Se trata, en la mayoría de los casos, de un proceso crónico.

Al año de iniciarse, un 76 % de los pacientes continúa con dolor y a los 5 años, un 63 %.

Puede aliviar los síntomas el empleo de:

Antiinflamatorios no esteroideos.  Analgésicos.

Frío local.

Pérdida de peso, si hay sobrepeso.

Evitar actividad que desencadena el dolor.

Otra posibilidad es la infiltración local de corticoides.

Tratamiento fisioterápico.

Ondas de choque.

Si todo esto falla, se puede recurrir a tratamientos quirúrgicos, pero no existen estudios relevantes sobre la evolución posterior de pacientes intervenidos.

 

No comments yet.

Add a comment


dos + 5 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons