Entradas

17
Mar

Congelación

Tratamiento de un Paciente que sufre Congelación

Qué NO se debe hacer ante una Congelación

No descongele el área, si no puede mantenerla descongelada definitivamente. Una recongelación de la zona causaría daños irreversibles en los tejidos.

No use calor seco directo ( fogata, calentador, secador de pelo, etc) porque el calor directo intenso, puede quemarGANGRENAS tejidos ya muy dañados.

No frote ni de masaje ni presione sobre el área congelada.

No realice ninguna actuación  sobre las ampollas si las hubiera.

No fume ni tome bebidas alcohólicas en el periodo agudo de la Congelación.

Primeros Auxilios

Si hay hipotermia, se debe recuperar la temperatura corporal antes de actuar sobre la zona congelada.

Proteja del frío a la persona que sufre una Congelación. Trasládelo a un lugar cálido, aumentando la temperatura paulatinamente a un ritmo de  2º C por hora.

Quítele cualquier prenda o ropa que apriete. Cuidado con la extracción de anillos en dedos congelados.

Si no se dispone de ayuda médica inmediata, hay que envolver las áreas afectadas con compresas separando los dedos entre sí.

Sumerja las zonas afectadas en agua tibia (40-42º C) o aplique paños templados sobre nariz, orejas, durante 15-30 minutos de forma repetida.

Durante el proceso de calentamiento puede aparecer dolor urente severo, hinchazón y cambio de color de la piel de la zona congelada.  Son signos de recuperación.

Mover lo menos posible las zonas afectadas.

Administrar Bebidas calientes para reponer líquidos.

Se realizará cura de urgencias en heridas, si las hubiera.

El tratamiento posterior debe ser en el hospital, donde se puede utilizar infusión intravenosa de dextranos, heparinas, vasodilatadores, cámara de oxígeno hiperbárica, etc. según los casos.

En último término se hará desbridamiento de los tejidos necróticos y las amputaciones que fueran necesarias.

Complicaciones

Aun después de la recuperación, en una persona que ha sufrido Congelación  pueden quedar secuelas duraderas, tales como:

Dolor crónico en la zona.

Hiperhidrosis (sudoración).

Hipersensibilidad al frío, calor o al roce.

Cambios de coloración de la piel de la zona.

Artropatías o alteraciones articulares.

Contracturas musculares.

Trastornos de crecimiento en caso de niños.

Alteraciones de las uñas.

Prevención

Se deben tener en cuenta, para prevenirlos, los factores que pueden contribuir a la Congelación, como:

Frío extremo.  Humedad.  Viento.

Ropas inapropiadas y/o húmedas.

Consumo de alcohol y tabaco.

Ciertos medicamentos.

Enfermedades que afectan a la circulación.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada