feb 6

Déficit de Atención e Hiperactividad en el Niño. Consejos. Organizar sus Rutinas

 

Niños con Déficit de Atención e Hiperactividad

Consejos para el inicio del curso

Los cambios de la rutina suponen un pequeño problema de adaptación para cualquier niño, pero para el niño con Déficit de Atención e Hiperactividad van a ser un problema mayor.

Al igual que había que establecer una nueva rutina al inicio de las vacaciones, terminadas éstas y una vez que un nuevo curso se pone en marcha, el ámbito del niño con TDAH debe observar ciertas pautas en la vuelta al colegio para facilitarle al menor la adaptación posible.

Para ello se sugiere:

1.- Revisar el plan de estudios del niño y mantener un contacto directo con los profesores y formadores.

2.- Planificar una nueva rutina, estableciendo con antelación a qué hora se tiene que levantar y acostar el niño, qué ropa debe llevar, qué debe desayunar, el trayecto para ir al colegio, horarios del resto de comidas y horarios de otras actividades.imagesn4

3.- Preparar con él la mochila, el uniforme o la ropa que va a llevar y el almuerzo,  la noche o tarde anterior.

4.- Contar con material escolar de repuesto y preparar igualmente la noche antes el material que necesita en el colegio.

5.-La comunicación regular con cuidadores, tutores y profesores del colegio es esencial.

6.- Organizar actividades extraescolares que ayuden al niño, como el baile para impulsar su actividad física o el ajedrez para mejorar su atención, y para ayudarle y animarle a hacer amigos. Contar con él a la hora de elegir las actividades que pueden ser de su preferencia y para las que está mejor dotado.

7.- El niño puede necesitar tres veces más tiempo para terminar sus deberes en casa, por lo que es recomendable trazar un plan de estudio previo, con el colegio.

8.- Elaborar un calendario junto con él, ya que ser capaz de ver los plazos en los que tiene que efectuar sus tareas, da a estos niños la sensación de tener mayor control sobre sus vidas.

9.- Establecer metas centrándose en sus fortalezas, sus habilidades, sus interese  y de las áreas en las que precisa  mejorar.

10.- Revisar la medicación y realizar controles médicos periódicos con la frecuencia que haya establecido su pediatra o especialista correspondiente.

Organizar la Rutina de los Niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El proyecto Pandah (Plan de Acción en Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) (TDAH)) ha realizado un decálogo con consejos para evitar que los cambios de rutina, los nuevos horarios y las actividades y espacios diferentes afecten a la estabilidad del niño con TDAH.

El verano es un tiempo para disfrutar, pero también para organizar actividades que ayuden a los niños con TDAH a aprender a controlar su movimiento y a centrar la atención, en lo posible, en algo que les gusta.

Se recomienda a los padres:

  • Estructurar de forma cuidadosa el tiempo de estos niños. Es muy importante que no se pierda la organización de horarios y que no se cambien los planes cada día, ya que la rutina diaria es esencia para estos niños.
  • Prevenir y organizar actividades que los mantengan ocupados haciendo cosas interesantes, en vez de esperar a que se regulen ellos solos.
  • Evitar cualquier situación descontrolada donde la impulsividad del TDAH pueda tener consecuencias negativas para el niño o para su entorno.
  • Aprender a seguir órdenes jugando.  Mediante unos juegos estructurados y bien organizados.
  • Mantener la medicación durante el verano, ya que ayuda a su maduración cerebral, a comprender mejor las normas, reducir el negativismo y a cumplir con sus tareas de forma más adecuada.

Actividades en verano

Pueden ser muy útiles las siguientes actividades para el verano:

  • Campamentos de verano con actividades organizadas y no académicas que motiven las aptitudes individuales de cada niño.
  • Juegos que ayudan a cumplir las órdenes y las reglas de forma relajada.
  • Cumplir objetivos planteando retos cuya consecución les motive a plantearse otros mayores.
  • Juegos de montaje: para los más pequeños deben ser por piezas, sencillos y que no lleven más de 10 minutos. Los mayores de 8 ó 9 años pueden plantearse montar algo más complicado.
  • Recetas de cocina: Cocinar es una buena forma de aprender a cumplir las reglas, puesto que siguiendo los pasos de una receta se organiza una rutina de la que se puede obtener un buen resultado. Los padres pueden turnarse con el niño en quien da las instrucciones y quien cocina. Así el niño toma las riendas y puede convertirse en quien da las órdenes.

 

No comments yet.

Add a comment


siete − 5 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons