Entradas

14
May

 

Tabaco

Dejar el Tabaco

Durante el primer día y los siete siguientes a dejar al tabaco, notarás en algunos momentos la llamada de la nicotina.

No te dejes engañar y, cada vez que tengas deseos de FumarNO y haz lo siguiente:

  • Respira profundamente, llenando bien los pulmones y echando fuera el aire lentamente, como si fuera un suspiro largo.
  • Hazlo cinco veces. Tu cerebro te está pidiendo oxígeno, así que dáselo.
  • Recuerda y repite mentalmente que has decidido dejar de Fumar.
  • Bebe de forma muy lenta un vaso de agua o un zumo.
  • Te vas a dar un masaje en las sienes y en la frente y recuerda mirando el reloj que la duración de esta gana de Fumar no va a ser superior a los dos minutos.
  • No trates de razonar contra el deseo de Fumar, simplemente dí NO.
  • Piensa en algo que te recuerde tu decisión.
  • Cambia de tema y concentra tu atención en algo distinto al tabaco.
  • Pon en marcha alguna de las actividades alternativas de tu lista.
  • Durante estos días hay que continuar alerta y practicar lo indicado para el primer día.
  • Es posible que aparezcan algunos síntomas del llamado síndrome de abstinencia tabáquico: deseo de fumaimages11r, irritabilidad, ansiedad, alteración del sueño,
  • Trastornos gastrointestinales, trastornos de apetito…
  • Pero estos síntomas no tienen por qué ser muy intensos y se soportan fácilmente si se pone en práctica todo lo indicado para superar la llamada de la nicotina: descansar, beber mucho líquido, pasear por espacios abiertos,…
  • Si, por el contrario, te resultara difícil de superar, recuerda que existen fármacos que te pueden ayudar. Consulta a tu médico.
  • A medida que pasan los días, los deseos de Fumar y el síndrome de abstinencia también se reducirán y con un poco de ayuda, como la indicada, te habrás convertido en no fumador.
  • Tienes que decir rotundamente NO al cigarrillo.
  • Nunca te confíes y no te permitas encender un solo cigarrillo.
  • Recuerda que has decidido dejar de Fumar y no necesitas volverlo a hacer.
  • Piensa en lo que has ganado y mejorado al dejar de Fumar y repítelo todos los días al mirarte al espejo.

Una vez que has conseguido Dejar de Fumar,  No Bajes la Guardia

Recuerda

  • No pienses continuamente en que tendrás que estar toda la vida sin fumar, preocúpate solo por el día presente.
  • Evita las posibles tentaciones. Mantén encendedores, cerillas y ceniceros ocultos y lejos de tu presencia.
  • Durante el día hay momentos peligrosos en los que puedes echar de menos el Tabaco con mayor intensidad, como los pequeños descansos del trabajo, cuando vas a tomar algo…, identifica estos momentos y prepara estrategias para combatirlos.
  • Desvía el deseo de fumar haciendo actividades que te distraigan.
  • Aprende a relajarte sin cigarrillos, cada vez que te sientas tenso, respira profundamente.
  • Para evitar engordar debes reducir la ingesta calórica, incluyendo una mayor proporción de frutas y verduras en la dieta, e incorporando a tus hábitos de vida la práctica regular de algún tipo de ejercicio físico.
  • Siempre que te asalte alguna duda recuerda tu lista de buenas razones para no fumar.

Se puede dejar de fumar y no engordar

Al dejar de fumar es previsible que ganes un poco de peso, sobre todo al principio del proceso, que se va a estabilizar más adelante.

¿Por qué ocurre?

– El fumador tiene un mayor gasto metabólico basal, es decir, quema más calorías, debido fundamentalmente a la nicotina.

– Al abandonar el Tabaco se recupera el gusto y el olfato, de manera que los alimentos huelen y saben mejor, es fácil comer más y además con mayor apetencia selectiva por alimentos de alto contenido calórico.

– También porque la comida actúa como sustitutivo del Tabaco y como elemento que calma la ansiedad.

¿Se pueden Prevenir las Recaídas?

Precisamente para ello son útiles las siguientes recomendaciones:

– Dieta. Reduce la ingesta calórica, haz comidas sencillas, moderando el consumo de grasas, sal azúcares y condimentos. Lleva una dieta rica en vegetales y frutas.

-Evita durante los primeros días sin Tabaco, el consumo de alcohol y café, sustituyéndolos por abundante agua y zumos naturales.

– Inicia un plan regular de ejercicio físico, quemarás calorías y te sentirás mejor. Puedes elegir el que mejor se te dé o el que más te guste.

Seguir estos consejos te ayudará además a controlar los deseos de fumar.

.

El Tema: Tabaco. Dejar el Tabaco,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín.  Especialista en Medicina Interna.  Colegiada  Nº  49/556, para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada