Entradas

18
Feb

 

Depresión en la Infancia

Niños con Depresión

Antes se creía que los niños no tenían preocupaciones y no podían padecer Depresión.

A partir de los años setenta del pasado siglo, se comienzan a realizar estudios sistemáticos del problema, aunque ya en los años 50 se había descrito el “Síndrome de Hospitalismo” en niños pequeños, separados de sus madres e ingresados en instituciones, que presentaban llanto, apatía, pérdida de apetito y estancamiento en el desarrollo físico.

No es fácil diagnosticar la Depresión en niños muy pequeños que no saben verbalizar lo que sienten y son los adultos que conviven con él los que pueden describir los cambios que observan en el comportamiento del pequeño.

La Depresión es más grave y más frecuente durante la época de la adolescencia.

Alrededor de un 2-3 % de niños puede presentar Depresión y alrededor de un 4-5 % de adolescentes.

Causas de Depresión en los Niños

La Depresión infantil suele aparecer por la interacción de factores ambientales (familiares) y personales.

1) Factores Ambientales

Las relaciones familiares son muy importantes para el desarrollo emocional del niño, pero pueden existir distintas alteraciones en la relación familiar. Por ejemplo:

Mala relación entre los padres:

Esto puede dar lugar a una alteración de la conducta del niño, más que a una Depresión.

Esta alteración de la conducta se produce  fundamentalmente por discrepancias en las pautas educativas del niño.

Divorcio de los padres:

Afecta más a niños más pequeños y más a niñas que a niños, sobre todo por la mala relación de los padres antes y después del divorcio, por la pérdida afectiva cercana de uno de ellos, por el cambio de domicilio, etc.

Mala relación padres-hijos:

Si existen: descuidos en la educación, alimentación, higiene o malos tratos.

Trastornos psíquicos de los padres:

Si padecen esquizofrenia, alcoholismo, conductas delictivas y Depresión, sobre todo en la madre.

Las malas relaciones entre hermanos influyen en menor medida.

2) Factores Personales

Vulnerabilidad psicológica: (Padres con Depresión o bebedores que prestan menos cuidados al niño, juegan menos y sus interacciones son más negativas).

Personalidad neurótica del niño.

Conductas negativas.  Poca autoestima.

Sensibilidad excesiva a los factores externos negativos.

DIAGNÓSTICO

Se realiza generalmente por los síntomas que presenta el niño.

Existen algunos Test que orientan en el diagnóstico.

Parece que en el EEG pueden aparecer patrones alterados durante el sueño en niños deprimidos.

Características de la Depresión en la Infancia

En general, en niños muy pequeños, se manifiesta la Depresión con llanto, inestabilidad, rabietas o problemas en el control de esfínteres.

Según el rango de edades, los síntomas suelen ser los que se exponen a continuación:

Entre 3 y 6 años

Tristeza continua.

Llanto frecuente y aparentemente sin motivos.

Retraimiento excesivo, no quiere relacionarse con otros niños.

Sensación de soledad y desamparo.

Diversas alteraciones del sueño.

Negatividad en juegos y fantasías.

Alteración en el control de esfínteres. En niños que ya los controlaban comienzan de nuevo con enuresis o defecaciones incontroladas.

Entre 7 y 12 años

Tiene una baja valoración de sí mismo o sea, una muy baja autoestima.

Da gran importancia a ser valorado y un miedo excesivo a ser rechazado.

Continuamente tiene ideas anticipadas de fracaso, piensa antes de hacer las cosas que todo le va a salir mal.

Su autoculpabilidad es excesiva.

Tiene pensamientos pasivos-destructivos.

A partir de los 10 años y después de una pérdida importante, o de recibir agresiones continuadas, un niño con Depresión puede presentar peligro de suicidio.

En general, los síntomas que puede presentar un niño con Depresión, pueden ser por exceso o por defecto.

Soledad. No interactúa con otros.

Se vuelve cada vez más lento para realizar las tareas cotidianas y que antes realizaba normalmente.

Comienza a tener un bajo rendimiento escolar.

No se entretiene con las actividades de siempre y parece continuamente triste y aburrido.

Comienza a ser descuidado en el aseo personal.

Emite quejas continuas o se hace notar don gritos y lloros excesivos.

Presenta irritabilidad y en ocasiones puede tener conducta suicida.

Tiene poco apetito y apenas come o come en exceso.

Se queja continuamente de dolores de cabeza o dolores intestinales.

El sueño es intranquilo, tiene insomnio u otros trastornos del sueño como pesadillas, sonambulismo, etc

Ansiedad. Baja autoestima lo que a su vez le provoca mayor ansiedad.

Sentimientos de culpa injustificados.

Difícil concentración lo que aumenta el fracaso escolar

Expectativas negativas.

Autocrítica excesiva.

Predominan en él los sentimientos de impotencia, de no ser capaz de hacer las cosas bien y de fracaso (de haberlas hecho mal).

.

El Tema:  Depresión en la Infancia. Niños con Depresión,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín.  Especialista en Medicina Interna y Neurología.  Colegiada  Nº  49/556,  para publicar en:   www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada