Entradas

20
Oct

Disfagia

Tipos de Dietas Recomendadas en Pacientes con Disfagia

1) Dieta basal

Normal cuando no existen problemas en la deglución, incluyendo todas las texturas y consistencias.

2) Dieta blanda o de fácil masticación

Si el paciente tiene problemas masticatorios pero sin síntomas de Disfagia.

Se puede administrar como dieta de transición a una dieta normal.

3) Dieta de Disfagia o de Reeducación de deglución

Evitar alimentos de riesgo y que presenten dobles texturas.mermeladaKiwi1

Administar alimentos que permitan formar fácilmente el bolo.

4) Dieta Túrmix

Se trata de Purés comerciales de consistencia uniforme, homogénea, saborizados y que reunen los requerimientos nutricionales completos o enriquecidos.

Adaptación de los líquidos en pacientes con Disfagia

Hay pacientes que presentan Disfagia tanto a alimentos sólidos como a líquidos, pero también es posible la existencia de pacientes con Disfagia únicamente a líquidos.

En estos casos, para modificar la viscosidad de éstos, se utiliza un espesante.

Es importante que parientes y/o cuidadores sepan identificar las características de cada viscosidad y su comportamiento.

1) Textura néctar

Puede beberse en vaso. Al caer va formando un hilo fino.

2) Textura miel

Se puede beber o tomar con cuchara. Al caer forma gotas gruesas que no mantiene su forma sino que se van extendiendo lentamente.

3) Textura pudin

Solo se puede tomar con cuchara. Al caer no se deshace y mantiene su forma.

Dieta de Reeducación de la Deglución

Existen Dietas indicadas específicamente para facilitar la alimentación y nutrición de pacientes con Disfagia.

Estas Dietas siempre han de ser:

Individualizadas para cada paciente, teniendo en cuenta las características de éste, puesto que cada cual es distinto de otro:

Antes de decidir una Dieta se ha de valorar en cada sujeto, tipo y grado de Disfagia, nutrición o grado de desnutrición  y situación general.

La tolerancia para cada textura de los alimentos es diferente en cada paciente y hay que tenerlo en cuenta.  Un paciente puede tolerar texturas que otro es incapaz de manejar.

La Dieta se ha de ajustar todo lo posible a hábitos alimenticios, gustos, y horarios del paciente en cuestión.

Antes de diseñar la Dieta se han de valorar las necesidades energéticas y nutricionales de cada sujeto, en función de la edad, sexo y actividad física que puedan realizar, que igualmente es diferente en unos pacientes que en otros.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada