Entradas

17
Nov

Diskinesias

Corea

Clasificación según la edad de comienzo de la Corea

– Corea infantil.

En menores de 10 años. Es el 1-3% del total.

Se da con más frecuencia en niñas con antecedentes paternos de la enfermedad.

Entre el 75-80% de pacientes con enfermedad de Huntington juvenil, el afectado es el padre.

– Corea de inicio temprano (en jóvenes).

En menores de 20 años.

Hay disminución del rendimiento escolar, cambios en la escritura, mioclonias, alteración de movimientos y discapacidad mental.

La muerte puede ocurrir en los primeros 10 años tras la manifestación de la enfermedad.

– Corea senil.

Presentan movimientos coreicos con genética normal. Se supone que ocurre:

Por mutación de algún gen aún no conocido.

Por inicio tardío de Corea Huntington u otras formas de coreas primarias.

Síntomas de Coreahqdefault

Los Síntomas que generalmente aparecen en las Coreas se pueden separar entre signos tempranos y síntomas principales.

Signos tempranos de Corea. Se presentan al comienzo de la enfermedad, de manera lenta e insidiosa y generalmente en esta fase no se pueden identificar con la enfermedad. Algunos de los signos son:

Cambios de humor repentinos que no pueden explicar.

Depresión leve o Síndrome ansioso depresivo.

Irritabilidad.

Apatía.

Problemas para conducir vehículos, que antes no habían tenido.

Imposibilidad de aprender cosas nuevas.

Pérdida de memoria adquirida.

Cambios evidentes e inexplicables en la escritura.

Dificultad progresiva  para contestar a preguntas o tomar decisiones.

Signos principales.  La enfermedad es más grave cuanto más joven es la persona afectada. En general, cuanto antes comienza a manifestarse la Corea, más rápido evoluciona y mayor gravedad reviste.

La enfermedad se manifiesta con los siguientes síntomas.

Movimientos involuntarios de repetición que aumentan con la ansiedad y el estrés.

En algunos pacientes empiezan los movimientos incontrolados en manos, pies, cara y tronco.

Es evidente una falta de coordinación y de control de los movimientos.

Existe una dificultad crónica para hablar llamada disartria, debida a  los movimientos coreicos incontrolables, tanto de lengua como de labios, paladar y faringe.

También se evidencian Movimientos oculares anormales, con la consiguiente dificultad para seguir un objeto con la vista o fijarla durante un tiempo en cualquier punto.

Estos pacientes suelen padecer trastornos neuropsicológicos y psiquiátricos tales como:

Alteración de juicio, de la memoria  y del comportamiento

Trastornos psiquiátricos de gravedad variable.

Depresiónes importantes complicadas con un alto índice de suicidios.

Igualmente se pueden presentar  Demencia.

Manía.

Esquizofrenia.

Paranoia.

Trastorno obsesivo compulsivo, etc.

Si deseas aclarar dudas sobre coreas ponte en contacto con consulta médica telefónica

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada