Entradas

09
May

Dolor

El Dolor es una Experiencia Somática o sensorial y Psíquica  o emocional, desagradable, asociada siempre a un daño físico.

Dolor es lo que una persona dice que siente como Dolor, y en ese Dolor está su historia vital, física, psicológica, etc.

Nunca se debe juzgar el Dolor de una persona.

El Dolor es algo más que un síntoma, por ello debe tener una valoración desde distintos puntos de vista.

Aunque médicos y científicos se han centrado siempre en las características físicas del Dolor, no se debe olvidar la importancia del componente emocional del Dolor ni el comportamiento que cada persona adopta ante el Dolor.

El Dolor es padecido por el paciente de forma personal y la expresión y verbalización de esa experiencia va a estar influida por el aprendizaje y el contexto cultural del paciente.

¿Cómo puede manifestar un paciente el Dolor?

Desde el punto de vista físico el paciente puede referir las siguientes características del Dolor:

El grado de Intensidad.   La fecha de  Inicio.imagesdo

La Localización más o menos precisa.

El tiempo de Duración.

El Patrón y las características.

La Cualidad de ese Dolor.

Desde el punto de vista psíquico lo puede referir como acompañado de diversos sentimientos tales como:

Ansiedad.  Culpa.  Ira.

Depresión.  Indefensión.

Miedo.   Sufrimiento familiar.

Factores que influyen en la percepción del Dolor

Cada paciente puede estar influido en la percepción de su Dolor por diversos factores tales como:

Miedo al Dolor.

Miedo a la pérdida de posición social que un Dolor crónico puede provocar.

Temor ante la posible lentitud burocrática en el diagnóstico y el tratamiento de ese Dolor.

Temor a la posible Pérdida de trabajo y en consecuencia de ingresos.

Miedo a la hospitalización o a los cuidados domiciliarios.

Falta de comunicación suficiente con los sanitarios que le atienden.

Miedo a la Pérdida del rol familiar desempeñado hasta ese momento.

Miedo a posibles fallos en el tratamiento.

Preocupación por la situación de la familia y las finanzas en el futuro.

Sensación de impotencia.  Inquietud espiritual.  Miedo a la muerte.

Fallan los amigos y los círculos cercanos.

Padece insomnio y en consecuencia fatiga crónicas.

La constante incertidumbre hacia el futuro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada