dic 23

Pie. Tacones

 

 El Pie

Pie y Tacones

El uso de tacones excesivamente altos, tan de moda en las mujeres durante ya decenas de años, provoca una alteración del balance arquitectónico del Pie. Éste tiene que  modificarse hasta adaptarse a la nueva situación que para él supone esa posición forzada de caminar y de sostenerse.

El Pie tiene dos zonas diferentes en cuanto a su funcionalidad:

El retropié o parte donde van apoyos y cargas.

El antepié o zona de reparto de esas cargas.

Además, la estructura abovedada de la planta facilita el adaptarse a las irregularidades del terreno que pisa y para ello el tarso anterior se articula de diferente forma con el astrágalo y el calcáneo (huesos grandes) que con los huesos largos del metatarso.

Al utilizar tacones elevados, la extensión excesiva del tobillo va a estirar las masas musculares de las piernas.

      Por otra parte la tibia, al desplazarse hacia atrás de manera exagerada, puede llegar a chocar con el calcáneo.

    El uso de tacones altos puede no producir alteraciones en los tobillos pero si puede provocar que las rodillas no lleguen a extenderse totalmente.

     También va a sufrir una deformación el antepié, que es el que, con tacones altos, soporta más carga de la que le corresponde en situación normal y tiene que aguantar la posición casi vertical de los metatarsianos.

     El arco transverso del Pie cuya función es la de distribuir presiones entre el primero y quinto dedos tiende a desaparecer y deja el reparto casi igualado entre los cinco dedos.

     Tanto los ligamentos como los músculos interóseos se estiran, y la fuerza de reacción al impacto contra el suelo, que se lleva a cabo al caminar, asciende menos amortiguada por los arcos plantares.

     El cambio que proporciona en el moldeado y en la proporcionalidad de la pierna el tacón alto, hace irresistible su uso para muchas mujeres. Pero hay que recordar que la postura que adquiere el Pie se aleja de su posición fisiológica, y unos zapatos de tacón siempre serán para los pies un “bello mal calzado”.

     (Resumen de un artículo de Juan Bosco Calvo para El País Semanal).

 

No comments yet.

Add a comment


− siete = 2

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons