feb 15

Embolia Pulmonar. Clasificación

Embolia Pulmonar

Factores Predisponentes de Embolismo Pulmonar

Hay una serie de problemas que predisponen a que una persona pueda sufrir un Embolismo Pulmonar. Se enumeran algunos a continuación:

Trombosis venosa.  Cualquier trombosis venosa puede dar lugar a embolismos, en el pulmón o en otros órganos.

Obesidad. El sobrepeso es un factor predisponente para sufrir embolismos.

Tomar Anticonceptivos hormonales aumenta el riesgo de padecer trombosis venosas y por tanto embolias.

Edad avanzada. A mayor edad mayor riesgo de embolismos en general.

Traumatismos en extremidades.216_126_tep_4_4 Sobre todo si van seguidos de inmovilización del paciente. En pacientes inmovilizados siempre está indicado el uso de anticoagulación, precisamente para evitar embolias.

El Embarazo es una etapa en la que la mujer tiene más riesgo de sufrir trombosis.

Septicemia. O infección generalizada. Por la sangre se pueden desplazar bacterias hacia algunos órganos, en la forma  que se conoce con el nombre de émbolos sépticos.

Insuficiencia cardiaca. Infarto de miocardio. Sobre todo si se producen episodios de fibrilación auricular que favorece la aparición de pequeños embolismos.

Shock. Enfermedades malignas como tumores cancerosos de cualquier tipo y localización.

Enfermedades hematológicas. Existen enfermedades hematológicas en las que aparecen trastornos de la coagulación que presentan un alto riesgo de producir embolismos.

Parto y puerperio. Al igual que se comentaba en el embarazo, estas son etapas de riesgo en mujeres jóvenes.

Accidentes cerebrovasculares. En ocasiones, sobre todo si son embolismos, puede aparecer a la vez embolia en el pulmón.

Clasificación de las Embolias Pulmonares

Las Embolias Pulmonares se van a clasificar según la extensión de la afectación vascular y según el territorio pulmonar donde se producen:

1) Embolismo submasivo. Si el territorio afectado es menor del correspondiente a dos arterias lobares ( de lóbulos pulmonares) o de un 40% de la superficie de un pulmón. A su vez esta forma se divide en:

Tipo I.  Si no se acompaña de shock.

Tipo II.  Si se acompaña de shock.

2) Embolismo Masivo.  Cuando afecta a más de dos arterias lobares y a más del 40% del territorio pulmonar. A su vez se puede subdividir en:

Tipo I.  Si no hay shock.

Tipo II.  Si hay shock.

Esta clasificación tiene importancia, porque puede corresponderse con los síntomas que presenta el paciente, porque orienta sobre el tipo de tratamiento a llevar a cabo y porque el Embolismo Masivo tipo II es el que tiene peor pronóstico.

No comments yet.

Add a comment


− seis = 2

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons