mar 12

Fasciculaciones

Fasciculaciones

Las Fasciculaciones son minúsculas contracciones musculares involuntarias, rítmicas, visibles bajo la piel, que no producen movimiento de miembros.

Son debidas a descargas nerviosas espontáneas en fibras musculares aisladas.

Por lo general son benignas, pero también pueden estar provocadas por enfermedades neurológicas graves.

Su ritmo es irregular y aleatorio y suelen pasar inadvertidas.

Las más comunes son las que se conocen como Síndrome de Fasciculación Benigno.

Causas de Fasciculaciones

Las causas pueden ser neurológicas y no neurológicas.

Causas Neurológicas. Muchas enfermedades neurológicas pueden producir Fasciculaciones. Se enumeran aquellas en las que las Fasciculaciones forman parte de su sintomatología con más frecuencia:

Esclerosis lateral amiotrófica.

Tumores de la médula espinal.

Distrofias musculares.

Miopatías.

Atrofia muscular espinal.

Esclerosis múltiple.

Enfermedad de neurona motora.

Enfermedad de Huntington.

Causas No Neurológicas. Las más frecuentes son:

Trastornos inmunitarios o Enfermedad de Isaac.

Sobredosis de drogas (anfetaminas) o estimulantes, como cafeína o teína. Anticolinesterésicos, Litio, Teofilina, Terbutalina.114unidad-motora

Efectos secundarios de algunos fármacos tales como los diuréticos, los corticoides o los estrógenos.

Ejercicio excesivo o sin realizar el adecuado calentamiento previo.

Deficiencia de una serie de nutrientes en la dieta diaria.

Hipertiroidismo.

Hiperparatiroidismo.

Envenenamiento químico por alguna sustancia nociva.

Deficiencia excesiva de Magnesio debido a una diarrea severa.

Estrés o fatiga extrema por sobreesfuerzo.

Deshidratación importante.

Las Fasciculaciones Benignas, si no están causadas por enfermedades, suelen tener las siguientes características:

Son intermitentes, aparecen unas veces y otras no y su duración es de unos minutos o unos días.

Son muy frecuentes, causadas a veces por el estrés, ansiedad o cansancio físico.

Afectan con mayor frecuencia a párpados, pantorrillas y dedo pulgar.

También son frecuentes por déficit de magnesio, o por una pérdida severa de este mineral que puede ocurrir en una diarrea aguda severa, o por sobreesfuerzo. Hasta un de 80% de la población general no aporta a su dieta cantidad suficiente de Magnesio.

Son ricos en Magnesio los vegetales verdes como la espinaca, los frutos secos, sobre todo las almendras, y en menor grado el plátano.

Existen suplementos de Magnesio, pero hay que evitar tomarlo en dosis excesiva porque produce diarrea que a su vez puede provocar mayor pérdida de Magnesio.

Cuando las Fasciculaciones son de origen neurológico, lo común es que también exista:

Pérdida o cambio de la sensibilidad.

Déficit motor o debilidad muscular.

Pérdida de tamaño o atrofia de los músculos donde se presentan las Fasciculaciones.

Se cree que el mecanismo fisiopatológico de las Fasciculaciones es la descarga espontánea de los nervios motores, pero no se conoce el lugar de origen de esa descarga, aunque pudiera ser en cualquier punto del trayecto del nervio, parece más probable que ocurra en las terminaciones nerviosas.

Para valorar clínicamente las Fasciculaciones hay que recabar información del paciente sobre:

Cuando comienzan.

Donde se localizan.

Si siempre ocurre en los mismos músculos.

Con qué frecuencia se presentan.

Cuánto duran.

Qué otros síntomas aparecen.

Tratamiento

Ha de ser el de la enfermedad que las produce.

Las Fasciculaciones aisladas benignas no se tratan.

No comments yet.

Add a comment


+ 4 = nueve

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons