ene 30

Gota. Ácido Úrico. Diagnóstico. Podalgia

 

Gota

Ácido Úrico elevado o Hiperuricemia

Podalgia

El Diagnóstico de Hiperuricemia se hace cuando el ácido úrico está elevado  en sangre, por encima de 7 mgr/dl.

Un paciente puede tener Hiperuricemia y no padecer Gota, pero todo paciente con Gota tiene una Hiperuricemia.

Se deben realizar estudios para conocer tanto el tipo de Hiperuricemia como de Gota que tiene cada paciente y buscar las causas que lo originan.

El Diagnóstico de Gota se realiza mediante la historia clínica y la exploración del paciente, en la que refiere y se observan imagessi los síntomas y signos ya explicados en una anterior publicación de este blog.

Es indispensable efectuar una  analítica de sangre para comprobar las cifras de ácido úrico.

En un paciente con ataque de Gota que no tiene elevado el ácido úrico hay que hacer un nuevo análisis 2-3 semanas después y siempre van a aparecer en este plazo, cifras superiores a las normales.

Los Criterios utilizado para el Diagnóstico son los que se exponen a continuación:

1.- Criterio mayor:

Aparición de cristales de urato en líquido sinovial o en un nódulo subcutáneo, en caso de que el paciente los tenga.

2.- Criterios menores:

Aparece dolor intenso con una gran inflamación de la articulación afectada en las primeras 24 horas.

Antecedentes de haber padecido ya el paciente ataques de artritis aguda.

Eritema o enrojecimiento en las articulaciones inflamadas y dolorosas.

Monoartritis o afectación de una sola articulación.

Podalgia o dolor de pie, porque generalmente se afecta el primer dedo.

Ataque en tarso unilateral.

Tofo o nódulo subcutáneo articular, de cristales de ácido úrico.

Hiperuricemia o aumento del ácido úrico en la sangre.

Tumefacción articular simétrica en el estudio radiográfico.

Quistes subcorticales sin erosiones en el estudio radiográfico.

El líquido articular si se analiza,  nunca está infectado.

Se requiere reunir el criterio mayor o al menos 6 de estos criterios menores para realizar el diagnóstico de Gota.

Atendiendo a la historia natural de la enfermedad, hay que distinguir entre:

Artritis gotosa aguda. O ataque agudo de Gota con los síntomas ya descritos.

Gota tofácea crónica. Cuando la articulación está deformada por los tofos.

Fases intercríticas de la enfermedad. O períodos sin síntomas del paciente.

No comments yet.

Add a comment


6 − uno =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons