Entradas

25
Mar

Hemorragia Subaracnoidea

Clasificación del Cuadro Clínico de Hemorragia Subaracnoidea

Para esta clasificación se han descrito dos escalas:

Escala de Hurt y Hess

Grado I. – Ausencia de síntomas, cefalea leve o rigidez de nuca.

Grado II. – Cefalea moderada a grave, rigidez de nuca, parexia de pares craneales.

Grado III.- Obnubilación, confusión, leve déficit motor.

Grado IV. – Estupor, hemiparexia moderada a grave, rigidez, trastornos neurovegetativos.

Grado V. – Coma y rigidez.

Escala de la Federación Mundial de Neurocirujanoshemorragia04

Grado I.- Glasgow 15/15- Sin déficit motor.

Grado II.- Glasgow 13-14/15- Sin déficit motor.

Grado III.- Glasgow 13-14/15- Con déficit motor.

Grado IV.- Glasgow 7-12/15- Con déficit motor.

Grado V.- Glasgow 3-6/15- Con déficit motor.

En ambas escalas, cuanto mayor es el grado en el que se encuentra el paciente, peor es el pronóstico.

Diagnóstico de Hemorragia Subaracnoidea (HSA)

En primer lugar, por el Cuadro Clínico y la Exploración Neurológica.

La sospecha de HSA debe ser confirmada mediante:

Punción lumbar. Existe presencia  de sangre visible en el líquido cefalorraquídeo. En ocasiones es difícil distinguir, sobre todo si el sangrado es escaso, una Hemorragia Subaracnoidea de una punción lumbar traumática y que en las primeras horas de HSA puede ser negativa.

TAC craneal. La detección de HSA es proporcional a la intensidad de la clínica y al tiempo de evolución.

La sensibilidad es del 98-100% en las primeras 12 horas. Se pueden detectar tanto la hemorragia como otros hallazgos acompañantes, como hematomas intraparenquimatosos, hemorragia intraventricular o hidrocefalia.

La cantidad de sangrado que se ha producido se valora mediante la Escala Radiológica de Fisher.

Grado I. – No hay evidencia de sangre en TAC.

Grado II. – Sangre difusa pero no lo bastante densa como para formar coágulos mayores de 1MM en cisternas verticales.

Grado III. – Sangre abundante con coágulos densos mayores de 1 mm de grosor en plano vertical o más de 3×5 mm en plano horizontal.

Grado IV. – Hematoma intracerebral y/o ventricular con o sin sangrado subaracnoideo difuso.

Angio-TAC. Permite visualizar el árbol vascular cerebral y es menos invasivo que una arteriografía. Proporciona información tridimensional e identifica aneurismas.

Resonancia Magnética. Se suele utilizar en caso de una mujer embarazada.

Angiografía con sustracción digital en 3D. Es la técnica de elección para detectar aneurismas y permite, si los hay, hacer tratamiento simultáneo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada