Entradas

10
Mar

Hipertensión Pulmonar

Diagnóstico de la Hipertensión Pulmonar

Ante un paciente en quien se sospecha una Hipertensión Pulmonar, el diagnóstico debe hacerse mediante:

Historia clínica, con valoración exacta de la evolución y de los síntomas que presenta el paciente.

Exploración física. En ella suele aparecer:

En la auscultación cardiaca se oyen ruidos cardiacos anormales.ababa

Las Venas del cuello se notan más abultadas y más grandes de lo normal  lo que se conoce como ingurgitación yugular.

El paciente presenta edemas que es una retención de líquidos, en piernas y tobillos fundamentalmente.

También puede aparecer inflamación del hígado y del bazo.

Las Uñas y/o las puntas de los dedos están de un color azulado que se conoce como cianosis.

Se ha de practicar a estos pacientes una Analítica general de sangre que incluya funciones hepática y renal, hemograma, ph y gases, hormonas tiroideas, VIH, péptido natriurético.

Radiografía de tórax anteroposterior y lateral pueden ofrecer imágenes  diagnósticas de la Hipertensión Pulmonar

Es importante realizar una Prueba de esfuerzo y Pruebas completas de función pulmonar.

El diagnóstico más seguro se va a obtener por medio de un Cateterismo cardiaco. Ecocardiograma.  Angiograma pulmonar. Arteriografía o una Ganmagrafía.

Tratamiento de la Hipertensión Pulmonar

Para hacer el tratamiento de Hipertensión Pulmonar se toman una serie de medidas que se exponen a continuación:

Medidas generales tales como:

Se debe evitar hacer actividad física intensa.

No viajar a grandes altitudes.

Evitar embarazo.

Dejar de fumar.

Vacunación de gripe y neumococo.

Tratamiento farmacológico:

Tratar la causa de la Hipertensión Pulmonar, si es conocida.

Oxigenoterapia, si se precisa.

Existen numerosos fármacos para el tratamiento de la Hipertensión Pulmonar. Se utilizarán los adecuados según la situación de cada paciente concreto.

Diuréticos para reducir edemas.  Administrar Potasio junto a los diuréticos.

Digoxina para mejorar el bombeo cardiaco.  Nifedipino o Diltiazen.

Bosenten o Ambrisenten (vasodilatadores pulmonares).

Epoprostenol o Treprostinil sódico (previenen la formación de coágulos sanguíneos).

Sildenafil o Tadelofil, como relajantes de la musculatura lisa pulmonar.

Se realizará Tromboendarterectomía pulmonar  si existe coágulo en la arteria pulmonar.

Transplante de pulmón. En Hipertensión Pulmonar avanzada, que no responde a medicamentos.

Transplante de corazón y pulmón.  En pacientes que tengan combinado un fallo pulmonar y cardiaco. Es un trasplante poco frecuente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada