ene 30

Hiperuricemia. Gota. Tratamiento

 

Hiperuricemia

Gota

Tratamiento de las distintas formas de Gota e Hiperuricemia

1.- Tratamiento de la Crisis Gotosa

a) Medidas higiénico-dietéticas

Es importante adoptar medidas higiénico-dietéticas en la crisis gotosa para ello son útiles las siguientes medidas:

La articulación afectada debe permanecer en reposo.

Son útiles los apósitos fríos aplicados sobre la zona afectada.

Deben evitarse vendajes rígidos y cualquier medida que presione la articulación.

Dieta estricta a base fundamentalmente de alimentos pobres en purinas.imagesPESc

b) Tratamiento farmacológico:

Se utilizan Antiinflamatorios a dosis altas como primera opción terapéutica para tratar el dolor agudo y la inflamación.

Colchicina o corticoides a valorar en cada paciente concreto y siempre por indicación del médico.

2.- Tratamiento Crónico de la Gota

a) Medidas higiénico-dietéticas.

El paciente ha de procurar mantener el peso ideal, pero también evitar dietas drásticas con exceso de proteínas y pobres en hidratos de carbono.

La alimentación ha de ser variada, evitando vísceras y marisco entre otras cosas.

No tomar alcohol o tomarlo con mucha moderación, sobre todo la cerveza, porque el alcohol puede desencadenar crisis agudas de Gota

Beber agua en abundancia, entre 2 y 3 litros diarios.

Realizar ejercicio habitualmente, el adecuado para cada paciente y tratando siempre de evitar traumatismos articulares.

No fumar. El tabaquismo con su acción negativa sobre la circulación, sobre todo en los pequeños vasos, puede influir para que la Gota se cronifique.

b) Tratamiento farmacológico:

Hay acuerdo en que la Hiperuricemia Asintomática no precisa tratamiento salvo que vaya unida  a las patologías que constituyen un Síndrome Metabólico.

Si el paciente tiene que tomar diuréticos por otras patologías, se recomienda evitar los diuréticos tiazídicos ya que elevan el ácido úrico En cambio el antihipertensivo Losartán  y el Fenofibrato, utilizado para tratar la hiperlipemia mixta,  ayudan a normalizar el ácido úrico.

No existe un acuerdo sobre cuando iniciar tratamiento, pero parece que es obligatorio establecerlo en los siguientes supuestos:

Cuando existen ataques de Gota de repetición.

Si hay Tofos en las articulaciones o ha aparecido una artropatía gotosa crónica.

En aquellos casos en los que una Gota es secundaria a enfermedades en las que se puedan desarrollar complicaciones graves.

Dentro del tratamiento farmacológico se utilizan los hipouricemiantes: alopurinol o febuxostat, a criterio y bajo supervisión médica.

No comments yet.

Add a comment


+ 9 = once

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons