Entradas

14
Mar

Hipotermia

Se considera Hipotermia al descenso involuntario de la temperatura corporal por debajo de los 35º C.

Esta situación se produce cuando el cuerpo pierde más calor del que es capaz de generar, y habitualmente la causa suele ser  una prolongada exposición al frío.

La Pérdida de Calor se produce por cuatro mecanismos fundamentales.

Son los siguientes:

– Radiación.  O pérdida de calor debido a la acción de rayos infrarrojos.hipotermia-frio-salud

– Convección.  Transferencia de calor al aire o al agua que están en contacto con el cuerpo. El tiempo en que se puede efectuar esta transferencia depende de la temperatura de ambos elementos y de la velocidad que  en ese momento tengan el aire o el agua.

– Conducción. Es una transferencia de calor de un objeto hacia otro objeto por contacto directo.

– Evaporación.  Se trata de la transición de líquido a gas.

Mecanismos de Defensa del cuerpo humano contra el Frío

El cuerpo tiene mecanismos para evitar la pérdida de calor  y/o aumentar la producción de este cuando lo necesita.

Uno de estos mecanismos es aumentar el tono muscular (se producen escalofríos) para incrementar la generación de calor.

A la vez se efectúa una distribución del flujo sanguíneo acompañado de una vasoconstricción, para que haya menos pérdida de calor.

Siempre previamente hay una puesta en marcha de mecanismos cerebrales (que reciben la alerta de la bajada de temperatura) para que el individuo se defienda del frío de las maneras expuestas.

Causas de Pérdida de Calor

Las causas más comunes son:

Permanecer al aire libre en invierno sin protección con ropa adecuada.

Caer en aguas excesivamente frías en ambiente frío.

Usar ropas húmedas durante demasiado tiempo al aire libre, con viento y bajas temperaturas.

Hacer grandes esfuerzos y no alimentarse de forma suficiente en climas fríos.

Quiénes están más expuestos a sufrir Hipotermia

Siempre tiene más riesgo de sufrir Hipotermia las personas más débiles:

Personas muy ancianas y con mal estado de nutrición

Bebés y niños (más riesgo cuanto más pequeños sean).

Personas con enfermedades crónicas, sobre todo si las enfermedades son de tipo vascular o cardiaco.

En general personas enfermas y desnutridas.

Quienes estén bajo los efectos de alcohol y/o drogas.

Personas excesivamente cansadas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada