may 7

Depresión. Alimentación y Ejercicio en pacientes con Depresión

 

Depresión

Alimentación en pacientes con Depresión.

Los pacientes con Depresión es conveniente que hagan una alimentación equilibrada como la que proporciona la dieta mediterránea, en la que nunca faltan las frutas y las verduras, ricos en fibra, vitaminas, minerales y otros principios activos, además de hidratos de carbono complejos y alimentos ricos en proteínas como la carne y el pescado.

Esta dieta mediterránea suministra a nuestro organismo como ya se ha apuntado en otras publicaciones, nutrientes como vitaminas, minerales, antioxidantes y otros elementos que necesitamos para mantener un buen estado de salud física y asegurar un estado mental y emocional saludable, y que no suelen aportar de forma natural otro tipo de dietas.

Determinados ingredientes de los que incluye esta dieta cumplen un papel muy importante en este proceso.revueltoPatatasQueso

El aceite de oliva influye en el funcionamiento de las membranas de las células nerviosas y mejora el funcionamiento de la serotonina, un neurotransmisor implicado en la depresión.

Los ácidos grasos omega-3, presentes en el pescado azul, desempeñan un importante papel en el correcto funcionamiento del sistema nervioso central.

El ácido fólico y las vitaminas B6 y B12 de la fruta y la verdura facilitan la síntesis de diversos neurotransmisores y de otras sustancias necesarias para una adecuada función del sistema nervioso.

Una alimentación rica en grasas y pobre en vitaminas, minerales y antioxidantes puede acabar alterando nuestro estado de ánimo.

El paciente con Depresión debe evitar tomar bebidas alcohólicas (incluidos cerveza y vino), especialmente mientras toma la medicación antidepresiva, ya que pueden causar un efecto negativo en el organismo.

Ejercicio

El ejercicio aporta excelentes beneficios para nuestra salud física y mental, del mismo modo que las técnicas de relajación, como el yoga, la meditación, etc.

En la medida de lo posible, practica ejercicio con regularidad sin realizar actividades extenuantes, y disfruta de las actividades al aire libre.

Trata de realizarlas en compañía. Te harán sentir mejor.

Dos o tres veces por semana, sigue un programa estructurado de ejercicios de intensidad moderada, durante unos 40-45 minutos.

Seguro que en pocos meses empezarás a notar cambios favorables en tu estado de ánimo.

La alimentación y el ejercicio son medidas complementarias a los tratamientos psicoterapéuticos y farmacológicos.

No comments yet.

Add a comment


siete + 3 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons