Entradas

02
Abr

 

Lesiones Hepáticas producidas por Paracetamol

Si el Paracetamol se toma a dosis altas, puede llegar a producir una necrosis hepática grave.

Una dosis única de 10-15 gr. ya puede ocasionar lesión hepática, y más de 25 gr. puede ser mortal.

Los primeros síntomas suelen aparecer entre 4 y 8 horas después de la ingestión del fármaco. Y los más frecuentes son náuseas, vómitos, dolor de abdomen, diarrea y shock.

Estas primeras manifestaciones pueden ceder a las 24-48 horas y es entonces cuando comienzan a aparecer los signos de alteración del hígado.

La mayor gravedad suele establecerse pasados 4 ó 5 días. Además del daño hepático, en este plazo puede aparecer insuficiencia renal e insuficiencia cardiaca.

La ingesta de alcohol y otros fármacos va a reforzar la accion del Paracetamol. De hecho en alcohólicos crónicos, la dosis hepatotóxica del Paracetamol es más baja que en personas no alcohólicas.

En algunos sujetos parece que la ingesta prolongada y muy repetida de dosis terapéuticas de Paracetamol puede dar lugar a hepatitis tóxica activa y cirrosis.

Tratamiento

En primer lugar se ha de realizar un lavado gástrico y aplicar al paciente medidas de sostén general.

A continuación se administra carbón activado o colestiramina. Parece que estos productos no son eficaces si han transcurrido más de treinta minutos de la ingesta del Paracetamol y, de cualquier forma, no se deben suministrar sin lavado gástrico previo.

Antes de pasadas 8 horas puede ser eficaz el tratamiento con cisteina o acetilcisteina (grupos sulfihidrilo).

Las personas que sobreviven a intoxicación aguda con Paracetamol no suelen padecer posteriormente secuelas de daño hepático permanente.

Hepatotoxicidad por Metildopa

La Metildopa es un medicamento utilizado para tratar la hipertensión, que a dosis terapéuticas puede alterar las pruebas hepáticas.

Entre la 2 y las 8 semanas de iniciar el tratamiento, en un bajo porcentaje de pacientes se puede desencadenar una hepatitis aguda, similar a una hepatitis vírica, que se va a cronificar si se continúa el tratamiento.

Generalmente la supresión del fármaco consigue revertir todo el proceso.

Hepatotoxicidad por Trimetropin-Sulfamatoxazol (Septrin)

Esta sulfamida es cada vez menos utilizada, aunque llega a ser eficaz para tratar algunas infecciones, y como profilaxis en personas inmunodeprimidas.

La alteración hepática aparece transcurridas varias semanas después de la administración del fármaco.

Las lesiones pueden ser desde una colestasis leve a una necrosis hepática.

En la mayoría de los casos la lesión del hígado se resuelve espontáneamente tras suprimir el fármaco.

 

El Tema: Lesiones Hepáticas producidas por Paracetamol,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín.  Especialista en Medicina Interna,  para publicar en:  www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada