Entradas

29
Ago

 

Linfocitosis

Recibe el nombre de Linfocitosis el aumento del número de Linfocitos.

Este aumento se determina en un análisis de sangre de Hematología, cuando en la fórmula leucocitaria la proporción de Linfocitos está aumentada.

Se considera que la proporción normal de Linfocitos dentro de esa fórmula está entre el 20 y 40 % del total de glóbulos blancos. Por tanto, si el número de Linfocitos es superior a ese 40%, se dice que hay Linfocitosis.

Por el contrario, si el número es inferior al 20%, se dice que existe Linfopenia.

La Linfocitosis, en cifras absolutas, se puede considerar cuando la cifra es superior a 4,5 mil/mm3. En los niños los valores son superiores a los de los adultos y en los bebés de menos de un año estas cifras pueden ser mayores de 9 mil/mm3.

Clasificación de la Linfocitosis

Las Linfocitosis pueden ser:

Policlonal o Reactiva.

Monoclonal o Primaria.

La Linfocitosis Policlonal o Reactiva aparece a causa de procesos inflamatorios e infecciones, como:

Infecciones víricas agudas como: rubeóla, herpes simple, varicela, zoster, hepatitis, adenovirus, etc.

Por estrés constante y excesivo.

Infecciones, como toxoplasmosis, Rickettsiosis.

En intervenciones quirúrgicas, fallo cardiaco o en un shock séptico.

Enfermedades autoinmunes y enfermedades crónicas.

Tabaquismo.

Por algunos medicamentos.

Por intoxicaciones con ciertas sustancias.

En tratamientos con vitamina B12.

La Linfocitosis Monoclonal o Primaria se debe generalmente a una enfermedad proliferativa como:

Tumores linfoides.

Leucemias linfoblásticas agudas.

Linfomas.

Mononucleosis infecciosa y citomegalovirus.

Leucemia linfática crónica.

Otras Patologías relacionadas con una Linfocitosis

Leucemia Linfática Crónica

Es el tipo de leucemia más frecuente en el adulto anciano con mayor incidencia en el hombre que en la mujer.

Es la causa más frecuente de Linfocitosis en el adulto.

Son formas benignas de leucemia y en ocasiones no se acompañan de otros síntomas, más que la alteración analítica.

Linfocitosis Aguda Infecciosa

Es una enfermedad poco conocida porque es muy poco frecuente.

Tiene síntomas leves de duración relativamente corta y de evolución benigna.

Aparece en niños y adultos jóvenes.

Pueden aparecer vómitos, diarreas, manifestaciones pulmonares y respiratorias de vías altas, alteraciones en la piel, vértigo o irritabilidad.

El diagnóstico se realiza por la analítica de sangre que aparece con Leucocitos elevados debido al aumento de los Linfocitos.

¿Qué hacer ante una Linfocitosis?

En primer lugar se ha de repetir la analítica para confirmar la alteración y, en caso positivo, tratar de averiguar con el estudio del paciente, si la causa es un proceso benigno, como una infección vírica, o de un proceso maligno, como puede ser una leucemia.

Para ello se realiza una buena historia clínica y exploración en busca de ganglios aumentados de tamaño, y posible agrandamiento del bazo o hígado.

Las pruebas de imagen (TAC, Resonancia) que se consideren indicadas.

El tratamiento será el de la causa de la Linfocitosis.

 

BIBLIOGRAFÍA

Nkrumah F., Addy P.; Acute infections lymphocytosis. Lancet 1: 1257,1973.

Interpretación del Hemograma (por la Dra Ana Becker K.)

 

El Tema:  Linfocitosis. Linfocitos,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  Colegiada  Nº  49/556,  para publicar en:    www.tumedicoaltelefono.es

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada