may 10

Miocarditis. Diagnóstico

Miocarditis

Diagnóstico de la Miocarditis

Se realiza por la valoración adecuada de los síntomas y la historia clínica del proceso.

La Auscultación sirve al médico para detectar los ruidos cardiacos anormales si los hubiera.

Una Analítica de sangre con hemocultivo es indispensable para valorar la situación general del paciente y para detectar los gérmenes responsables de  la infección.

La Radiografía de tórax puede orientar de si hay alteración de la silueta cardiaca y derrames pulmonares.

Una Ecocardiografía va a detectar lesiones de las paredes cardiacas y el endocardio si las hubiera.

Se realiza una Biopsia de miocardio en aquellos casos que sea necesaria para llegar a un diagnóstico exacto de la enfermedad.

La Resonancia magnética cardiaca. Actualmente se trata de un método muy útil para hacer el diagnóstico de una Miocarditisfiebre-reumatica-5

Complicaciones de la Miocarditis

La Miocarditis puede llegar a complicarse y sumarse a esta enfermedad ya de por sí grave otras afectaciones del corazón como:

Miocardiopatía o alteración de las paredes musculares del corazón.

Pericarditis o inflamación de las membranas que envuelven al corazón para protegerlo.

Insuficiencia cardiaca. O problema en el que el corazón deja de funcionar eficazmente

Pronóstico de las Miocarditis

El pronóstico de la enfermedad va a depender de varios factores tales como:

La gravedad del proceso. La gravedad de una Miocarditis puede oscilar desde ser un proceso leve a moderado o a muy grave. El pronóstico va a ser peor cuanto mayor sea la gravedad de la enfermedad.

Edad y estado general del paciente. A más edad y peor estado general de quién padece una Miocarditis, más grave es el pronóstico

Unas personas se recuperan por completo mientras que otras pueden quedar con alguna secuela definitiva como la insuficiencia cardiaca crónica.

Tratamiento de las Miocarditis

El tratamiento va a depender de la gravedad del proceso y de la causa de la enfermedad. Hay pacientes cuya gravedad obliga a mantenerlos en una Unidad de cuidados intensivos hasta que remontan la fase de más peligro y otros que requieren  unos pocos días de hospitalización normal.

En general se utilizan:

Antibióticos.

Antiinflamatorios no esteroideos.

Dieta baja en sal.

Reposo relativo.

Diuréticos para eliminar líquidos.

IECAS para proteger el corazón.

No comments yet.

Add a comment


− tres = 6

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons