ago 18

Mononucleosis Infecciosa. Tratamiento

 

Mononucleosis Infecciosa. Diagnóstico Diferencial y Tratamiento

Diagnóstico Diferencial de la Mononucleosis Infecciosa

En primer lugar, la Mononucleosis Infecciosa  es una enfermedad que se presenta con una serie de síntomas similares a los de otras muchas enfermedades, por lo que para hacer un diagnóstico correcto del paciente y aplicarle el tratamiento adecuado se debe distinguir esta enfermedad de otras con síntomas parecidos, tales como las que se enumeran a continuación:

  • Infección por VIH.1d En el comienzo de la enfermedad algunos de los síntomas son fiebre, malestar general y adenopatías.
  • Infección por Citomegalovirus. Suele manifestarse con dolor e irritación de garganta, fiebre e inflamación de los ganglios  cervicales
  • Infección por Herpes-virus Humano. Los síntomas de inicio pueden ser similares a los de la Mononucleosis infecciosa.
  • Toxoplasmosis. Se trata de una enfermedad que cursa con fiebre, malestar general, adenopatías, y puede tener complicaciones a nivel del bazo y del hígado
  • Rubéola. Es una infección vírica que curse con fiebre, eritema de la piel, dolor de garganta y adenopatías cervicales entre otros síntomas.
  • Reacciones medicamentosas. Algunas reacciones alérgicas a medicamentos producen reacción dérmica de tipo de urticaria, malestar general e incluso fiebre

En general, el diagnóstico se realiza mediante las pruebas de laboratorio oportunas para cada patología.

Tratamiento de la Mononucleosis Infecciosa

No existe tratamiento específico para la mayoría de los virus, y en concreto para el virus que produce la Mononucleosis Infecciosa, por tanto el objetivo principal del tratamiento de la enfermedad, es aliviar los síntomas. Para ello se tomarán las siguientes medidas:

Se ha de hacer una Hidratación adecuada; El paciente debe tomar líquidos en abundancia.

Reposo en cama mientras la fiebre sea elevada.

Hacer gárgaras con agua templada y limón para aliviar el picor y las molestias en general, de la garganta.

Tomar o bien Paracetamol o Ibuprofeno, para tratar el dolor y la fiebre.

Evitar hacer ejercicio durante al menos dos semanas, para intentar prevenir la rotura de bazo.

En casos graves se pueden administran corticoides.

Los antibióticos no son útiles para esta enfermedad como para las enfermedades víricas en general, salvo que surja una infección bacteriana añadida.

Los fármacos antivirales existentes, de momento no han probado ser beneficiosos para esta enfermedad.

 

No comments yet.

Add a comment


+ tres = 6

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons