Entradas

26
Nov

 

Neumonía

Factores de Riesgo de Neumonía

Existen una serie de factores que van a aumentar la posibilidad de un sujeto de contraer una Neumonía. Algunos de ellos son:

-Padecer una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

-Las personas con más de 70 años de edad.

-Padecer Asma de cualquier etiología

-Pacientes con bronquiectasias  o con Fibrosis quística.

-Si hay una Infección por VIH previa.

– En personas con Tabaquismo crónico.

-Si por alguna otra causa se ha sufrido una hospitalización reciente.

-En Alcoholismo crónico.

-En personas con Demencia,  Epilepsia o Parálisis cerebral.

-Si se ha sufrido algún Accidente cerebro-vascular.

-En personas con enfermedades graves tales como cardiopatías, cirrosis hepática, diabetes complicada o cánceres.

-Pacientes que tienen problemas del sistema inmunitario por causas como son el tratamientos con quimioterapia, un trasplante de órganos o padecer Sida.

-Si ha habido cirugía o traumatismos recientes.

-Residentes en prisiones.

-Personas institucionalizadas (que viven en residencias).

-Permanencia reciente en cruceros,  hoteles o similares.

 Pronóstico de las Neumonías

Con el tratamiento adecuado la mayoría de los pacientes mejoran en 7-10 días y se encuentran bien en 7-10 días más. Hay cuadros tan moderados en los que no se necesitan la hospitalización del paciente

Los pacientes en edad avanzada o que padecen una enfermedad crónica importante suelen evolucionar peor y necesitar más tiempo de convalecencia.

En algunos casos, no muy frecuentes, pueden añadirse a la Neumonía complicaciones como: insuficiencia respiratoria aguda, derrame pleural o absceso pulmonar.

Prevención de Neumonías

Para prevenir esta enfermedad  se pueden adoptar una serie de medidas generales útiles y que pueden ser:

Medidas higiénicas en general como son:

Una buena, variada y sana alimentación.

Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio dependiendo de las facultades físicas de cada cual

Buen control de las enfermedades crónicas evitando reagudizaciones.

Abstención de tabaco o alcohol y evitar ambientes de humos y contaminación ambiental.

Vacuna antigripal:

Previene la gripe y por tanto una de sus complicaciones más frecuentes que va a ser la Neumonía.

Vacuna antineumocócica:

Por suerte se cuenta desde hace unos años con esta vacuna y se recomienda esta vacunación en adultos a partir de los 60 años.

Previene la Neumonía por streptococcus pneumoniae.

Se administra una dosis única.

Tratamiento de la Neumonía

La mayoría de los casos de Neumonía no necesitan hospitalización y pueden ser tratados en el domicilio. El médico de Atención Primaria determina si debe o no ser hospitalizado.

Tienen mayor probabilidad de ser hospitalizados quienes:

-Padecen otro problema serio de salud.

-Son incapaces de cuidar de sí mismos en casa.

-Niños pequeños.

-Mayores de 65 años.

-Tienen síntomas de gravedad.

-Han estado tomando antibióticos en casa y no han mejorado.

El tratamiento domiciliario se realiza con:

-Cuidados generales.

-Reposo.

-Líquidos.

-Antitérmicos.

-Antusígenos si los recomienda el médico.

-Fármacos antivirales, si se tratara de una neumonía vírica.

-Antibióticos (es el tratamiento fundamental) generalmente por vía oral.

La Neumonía vírica causada por el virus de la influenza A, puede ser tratada con amantadina o rimantadina.

La causada por la influenza A o B puede ser tratada con oseltamivir o zanamivir.

Estos tratamientos solo son beneficiosos si se iniciaron a las 48 horas de la aparición de los síntomas.

Los antibióticos se utilizan para tratar las Neumonías bacterianas, no son útiles para las de origen vírico, aunque en ocasiones se usan para prevenir infecciones por bacterias en unos pulmones ya dañados por un virus.

El antibiótico a elegir depende de la bacteria que causa la infección.

Generalmente se determina el agente causal realizando un cultivo de esputo y un antibiograma, este nos señala el antibiótico más eficaz contra esa bacteria en concreto.

Parece que a pesar de que estas pruebas se realicen, solo en un 50% de los casos se determina el agente causal. Se suele elegir entonces el antibiótico que mejor resultado esté dando en la zona.

Generalmente se utilizan Amoxicilina, Amoxicilina con Clavulánico o Claritromicina.

En pacientes alérgicos a penicilinas y derivados se suele usar la Eritromicina.

Para las Neumonías atípicas, los antibióticos que mejor resultados han dado son la Azitromicina, Claritromicina y fluroquinolonas.

En Neumonías hospitalarias se suelen utilizar vancomicina y tercera o cuarta generación de cefalosporinas, fluroquinolonas y aminoglucósidos, generalmente por vía intravenosa.

En general la duración del tratamiento suele ser de 7 a 10 días, aunque cada vez hay más pruebas de buenos resultados con tratamientos más cortos.

Es fundamental hacer el tratamiento antibiótico bien y no olvidar ninguna toma.

Hay pacientes que pueden necesitar oxigenoterapia.

.

El Tema: Neumonía. Tratamiento,  ha sido revisado, elaborado y resumido por la Dra María Julia Romero Martín,  Especialista en Medicina Interna,  Colegiada  Nº  49/ 556,  para publicar en:    www.tumedicoaltelefono.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada