ene 16

Parada Cardiaca. Qué hacer ante una Parada Cardiaca

 

Parada Cardíaca

En primer lugar ante una persona que pierde el conocimiento, se ha de identificar que se trata de una Parada Cardíaca.

Qué hacer ante una persona que sufre una Parada Cardiaca

Ante una persona que sufre una Parada Cardíaca es de utilidad realizar una actuación en la que se sigan los siguientes pasos:

En primer lugar confirma que la persona afectada está de verdad inconsciente y si respira o no, aunque has de tener en cuenta que pueda persistir una respiración suave e irregular durante el primer minuto tras una Parada Cardíaca.

Verifica que la falta de consciencia del sujeto no se debe a una lipotimia o a otra posible causa de pérdida de conocimiento, e intenta que reaccione preguntándole cómo se encuentra o sacudiéndole enérgicamente los hombros.

Si no habla o no responde de ninguna manera, llama al teléfono 112 advirtiendo que puede tratarse de una Parada Cardíaca, para que acuda un equipo de emergencias provisto de un desfibrilador.

Tu mensaje tiene que ser urgente y claro: alerta de si quien ha sufrido el ataque está o no consciente, si respira o no, e informa de la presencia o ausencia de dolor torácico y de los antecedentes de enfermedad cardiaca, en caso de que los hubiera y alguien que lo conoce hubiera sido capaz de referirlos.

A continuación se debe tratar de desobstruir las vías respiratorias para evitar la asfixia, levantándole la barbilla hacia arriba con una mano mientras le sujetas la frente con la otra.

Coloca al afectado en una superficie plana, preferiblemente en el suelo y situado boca arriba, y procede, lo antes posible, a efectuarle cien compresiones torácicas fuertes por minuto, descartando, en un principio, las ventilaciones boca a boca, al menos hasta que llegue el personal experto.

Gracias a estas compresiones realizadas con la debida fuerza en la región central del pecho, y con ambas manos entrelazadas, conseguiremos que el esternón baje y suba unos cinco centímetros cada vez, lo que hará moverse la sangre dentro del corazón y del tórax y, en consecuencia, puede llegar a activar la circulación en todo el organismo.

Las pautas posteriores de compresiones y respiración son las de 30 compresiones por cada insuflación de aire boca a boca.

No comments yet.

Add a comment


seis + 5 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons