mar 22

Humor. Sentido del Humor XVI. Rapidez del Humor

 

Sentido del Humor.

Rapidez del Humor

El Humor tiene una serie de claves y entre ellas está la rapidez. Una respuesta graciosa o aguda también tiene que ser muy rápida, y un chiste para que tenga más gracia debe ofrecer un desenlace que llegue de manera rápida y  brusca y, cuanto más absurdo sea ese desenlace, mejor será el chiste.

“Un marido vuelve a casa y encuentra a su mujer haciendo el amor con otro hombre.

-Ahora lo sé todo- exclama.

-¡Ah! ¿Sí? -Responde la mujer- Pues dime quién fue el XII faraón de la 5ª dinastía egipcia.”

Cada humorista tiene su técnica propia para hacer reír, pero en general  suele ser necesario dar un tiempo de reposo al auditorio entre chiste y chiimages1ste.

Pueden resultar muy graciosas las repeticiones de palabras nuevas, los gestos expresivos, las imitaciones de personajes conocidos, los juegos de palabras, los dobles sentidos, los cambios de papeles e incluso los silencios bien administrados.

“Soy inteligente y guapo, ingenioso y tolerante, y, por encima de todo, soy modesto”.

Para que resulte bien la actuación humorística se ha de valorar para la emisión y la apreciación del chiste ciertos aspectos como pueden ser la situación social de la calle, la imagen humorística del que habla, la apariencia cómica, la expresión de la cara, la declamación verbal, el contenido del chiste, así como el proceso de elaboración y de apreciación.

“He tenido un sueño espantoso esta noche: Que los científicos descubren un idóneo aprovechamiento de la energía solar y que a continuación llegaban los árabes ricos y compraban el Sol”.

————-

“-Mire usted, doctor, me encuentro muy mal. Tengo tanto aire en la tripa que cuando me pongo a …. ya sabe, a echarlo, mi marido se enfada porque me dice que le estoy faltando al respeto.

-No será para tanto, mujer.

-Que sí -dice la mujer- hágase una idea. El otro día que dio gana en plena calle, me puse a ver un escaparate y aproveché que pasaba un camión extralargo; pues imagine cómo sería el pedo  que cuando pasó el camión yo aún seguía. ¡Me faltó camión, D. Juan, me faltó camión!

No comments yet.

Add a comment


− 6 = uno

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons