sep 24

Salud Mental. Pautas para mejorar la Salud Mental

Salud Mental

Pautas para Mejorar la Salud Mental

Estos no son ni remedios milagrosos ni soluciones mágicas para todo tipo de problemas, ni para todo tipo de personas. Son sólo reflexiones, trucos y pautas de actuación para tratar de mejorar la Salud Mental.

1º.- Aprenda a mejorar su autoestima (me acepto, me quiero y me valoro a pesar de mis limitaciones)

Es necesario quererse y aceptarse a pesar de los fallos, errores y equivocaciones que podamos cometer.

Las personas que tienen una buena autoestima confían en lo que hacen. Se sienten seguros y dispuestos, y aunque saben que se equivocan, no se inhiben sino que rectifican el error y siguen adelante en su camino.

Quiérase mucho. No hay otro ser igual que usted en este mundo.

Quiérase pero sea consciente de sus equivocaciones.

Ámese pero aprenda de sus errores para evitar volverlos a cometer.

No se menosprecie ni  minusvalore.

Usted es al menos tan valioso como sus semejantes.

2º.- Relativice las situaciones y no se anticipe a los acontecimientos

En esta vida todo es relativo. Lo importante no es lo que nos ocurre sino la interpretación que hacemos de ello.

Muchas veces vivimos momentos dramáticos, o nos encolerizamos, o nos entristecemos por cosas que, o todavía no han ocurrido, o si han pasado les damos una importancia que no tienen, sacándolas de quicio y magnificándolas.

Hay que relativizar la vida y vivir el presente. Interpretemos el papel que nos ha tocado en suerte.

Hagamos con dignidad nuestro trabajo.

Mantengamos ilusiones y proyectos.

Pero seamos conscientes de lo efímera que es nuestra existencia y de lo “poquita” cosa que somos.

Esto nos hará sacar partido de cada momento viviendo cada día como si fuera el último, sin agobios pero con intensidad y alegría.

3º.- Aprenda a valorar y a disfrutar de lo que tiene

Dice el refrán popular que: “no es más rico el que más tiene sino el que necesita menos”.

No se trata de conseguir proyectos, metas, bienes materiales, sino en saberlos disfrutar y valorar.

Es saludable el tener una serie de ilusiones o de aspiraciones, pero sin que ello nos agobie, atormente y esclavice.

Las personas con una buena salud mental trabajan y se esfuerzan pero también disfrutan de lo que han conseguido y saben valorar sus logros y sus éxitos.

4º.- No intente agradar a todo el mundo (es imposible gustar a todos y en todo)

Este es uno de los errores que más frecuentemente se cometen y también que más problemas acarrea.

Es sencillamente imposible caer bien a todos y en todo. Acéptelo.

Sin haber abierto la boca va a caer mal al 50% de sus semejantes.

Por lo tanto sea natural y no busque esa meta imposible.

5º.- Plantéese metas realistas en la vida

Por mucho que nos esforcemos nuestra vida es tan efímera que no tenemos tiempo más que para ser aficionados.

Por ello hay que ser realistas.

No se puede abarcar todo.

Limitemos nuestra parcela.

Centremos nuestros esfuerzos.

Nunca se exija más allá de sus posibilidades . Si lo hace pagará un alto precio por ello.

6º.- Sea benevolente consigo mismo

Perdónese sus errores. No sea tan estricto consigo mismo.

Todos fallamos, todos nos equivocamos, nadie es perfecto.

Todos los seres humanos llevamos en nuestros genes la imperfección, las limitaciones y las taras. Pues si todos “metemos la pata”, seamos benevolentes.

Ello no significa que no aprendamos del error.

Solo quiere decir que no hay que estar rumiando machaconamente el fallo cometido.

7º .- Tenga tiempo libre y disfrute de él

Trabajar es muy sano, sobre todo cuando tenemos la fortuna de hacerlo en aquello que nos gusta y para lo que nos sentimos preparados y cualificados.

Pero no todo en la vida es trabajo, o al menos no debería serlo si queremos estar mentalmente sanos y equilibrados.

El ocio, el descanso, el no hacer nada, o mejor dicho, el hacer cosas diferentes a las que habitualmente hacemos cuando trabajamos, es un buen método para conseguir estabilidad y salud mental.

Es necesario leer, ir al cine, salir con los amigos y amigas, escuchar música, ir a bailar, hacer algún viaje, en fin, en una palabra, desconectar de nuestra actividad profesional.

Ello además de mejorar nuestra salud, es una buena forma de rendir más y de “cargar las pilas”.

8º.- Sonría

Para fruncir el ceño se emplean treinta y dos músculos. Para sonreír solo ventiocho.  “Sonría aunque solo sea por economía”.

Bromas aparte, sonreír es salud. Salud para quien lo hace y también para quien lo recibe.

La sonrisa es una de las más baratas y mejores boticas que existen.

Abre puertas, facilita relaciones, disminuye agresividad, relaja el ambiente, y además aumenta nuestras endorfinas.

9º.- Sea egoísta

Mejor dicho, inteligentemente egoísta como dice el Dalai Lama. Busque su bienestar y su felicidad.

No se trata de hacer daño a sus semejantes, sino de ser feliz y de sacarle a la vida todo su jugo, todas sus satisfacciones.

No lo dude, este tipo de egoísmo es saludable y además relativamente sencillo de practicar.

10º.- No base su vida en la renuncia y el sacrificio

Y si ha decidido hacerlo, no espere que los demás hagan lo mismo, no espere que le paguen con la misma moneda.

Es usted muy libre de vivir en una permanente renuncia y de dejarse la piel por sus semejantes, pero no puede exigir que los otros, es decir sus semejantes actúen de la misma forma.

Claro que hay que intentar ser justos y corresponder con la misma moneda.

Eso además de ser coherente nos da sosiego y tranquilidad espiritual.

Pero hay personas que van de víctimas, que están permanentemente pasándonos “factura” por lo que hicieron y por los sacrificios que soportaron.

Ese es su problema, el de ellos. No el suyo.

11º.- Ríase de sí mismo

La sonrisa es una buena medicina. Hay que reir y cuanto más mejor.

Pero sobre todo hay que reirse de uno mismo. Es la mejor forma de comenzar una nueva jornada.

Reirse de uno mismo significa no tomarse la vida demasiado en serio, relativizar las cosas, saber pasar de todas esas situaciones banales, absurdas, ridículas e insignificantes que la vida nos depara y evitar que nos crispen y nos amarguen la existencia.

Este no es un mundo hermoso, pero hay que esforzarse en ser feliz.

La felicidad no se regala, se conquista cada día.

No comments yet.

Add a comment


uno + 6 =

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkdin
Hide Buttons