Entradas

28
Dic

Sexualidad y Menopausia

Tratamiento Farmacológico durante la Menopausia

Durante la época de la instauración de la Menopausia se pueden utilizar diferentes tratamientos dependiendo de una serie de aspectos de la mujer, tales como:

El estado de salud de la mujer en ese momento.

La cantidad y la intensidad de los síntomas menopáusicos que presenta.

Las diversas circunstancias personales de cada mujer.

Los tratamientos que pueden utilizarse son los siguientes:

1) Terapia con estrógenos

Esta terapia por vía sistémica (en forma oral o en forma inyectable) está en desuso. Sin embargo, recientes estudios Han demostrado que mejoran de forma evidente tanto la atrofia de la vagina como la sequedad vaginal, cuando se utilizan por vía tópica, o sea en forma de preparados de aplicación directa (pomadas, cremas, geles, etc).

Las presentaciones en el mercado de estos fármacos son las  siguientes:

Crema vaginal,  parece que frena la atrofia vaginal. Se aplica 1 vez cada 24 horas durante  4 semanas.

Óvulos vaginales. También son muy útiles para la atrofia vaginal y se aplica 1/24 horas durante 2 semanas.

Anillo vaginal (cada tres meses).

En mujeres con antecedentes de cáncer de mama no se utilizan preparados que contengan Beta-estradiol.

2) Terapia androgénica

Su uso está aún muy discutido en los círculos científicos. En EEUU no está aprobada esta terapia para Menopausia.

Cuando se utiliza, se hace junto a estrógenos, en mujeres histerectomizadas, o sea a quienes se les ha extirpado el útero.

Siempre hay que controlar los efectos androgénicos o masculinizantes de estos fármacos, tales como incremento de vello, calvicie, etc.

En el mercado existen en forma de implantes o en parches.

Hay en la actualidad otros fármacos de perfil androgénico en estudio.

3) Tibolona

Este tratamiento es una alternativa al tratamiento con estrógenos.

Es un fármaco relacionado con la progesterona que tiene efecto progestágeno, estrogénico y androgénico.

Se ha demostrado su efecto beneficioso sobre los sofocos, el humor, la masa ósea y el epitelio vaginal.

También mejora la lubricación vaginal.

4) Otros Tratamientos no hormonales

Además de las terapias hormonales, existen tratamientos lubricantes para la sequedad vaginal, no hormonales.

Hay otros tratamientos,  con fitoestrógenos y hierbas medicinales, pero se dispone de pocos estudios clínicos fiables sobre ellos.

Ejercicio y Dieta

Tratamiento en la Menopausia

Además del tratamiento farmacológico ya expuesto en una anterior publicación, en la mujer menopáusica se debe actuar sobre las áreas de conocimiento sexual y psicológico de la mujer y de la pareja y sobre otra serie de cuestiones importantes como:

Hacer Ejercicio

También es importante en la mujer menopáusica el ejercicio en general y muy importante el ejercicio específico dirigido a fortalecer el suelo pélvico y así evitar escapes involuntarios de orina.

El ejercicio mejora la forma física, aumenta la autoestima, reduce los niveles de estrés y predispone favorablemente a las relaciones sexuales.

– Dieta

Parece que un aumento del colesterol, junto a la falta de ejercicio y la obesidad, disminuye el deseo sexual.

– Comportamiento de la pareja mayor. 

En primer término cuidar de que exista una buena relación afectiva, pues sin ella es difícil mantener una adecuada relación sexual.

Eliminar las actitudes negativas en torno a la Sexualidad.

Mejorar la relación a través de la comunicación.

Adquirir hábitos que permitan dar afecto físico.

Dedicarse tiempo.

No asumir que ya saben todo sobre tocar a su pareja.

Diferenciar las caricias que no tienen intención sexual de las que sí la tienen.

Las mujeres tienen mayor inclinación por las caricias que no implican un compromiso sexual.

Conocer que el cuerpo responde con mayor lentitud a los estímulos y adaptarse con naturalidad a estos cambios.

La mujer necesita más tiempo para estar excitada y la lubricación es más lenta y escasa.

En ocasiones se necesita ayudar con saliva o con gel lubricante.

Aprender a manejar las reacciones sexuales del hombre, disfunción eréctil o falta de eyaculación.

Que las expectativas de ambos no generen ansiedad, que puede hacer fracasar la relación sexual.

Es posible tener una vida sexual satisfactoria a cualquier edad, disfrutar de una buena relación de pareja y de una actitud positiva ante la Sexualidad.

Incluso personas con enfermedades crónicas pueden redefinir su Sexualidad para adaptarla a las nuevas circunstancias, sin renunciar a ella.

Es erróneo creer que el acto sexual es la única manera de expresar la sexualidad.

La Sexualidad tiene múltiples formas y explorarlas y encontrarlas hacen una vida sexual más plena y satisfactoria.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Llámanos: 807 405 521 * Condiciones en
portada